Diccionario de Especialidades Farmacéuticas.

Definición de Medicinas, Substancias Activas, Presentación e Indicaciones


FRISIUM


En esta página se pueden buscar definiciones de medicamentos, substancias activas, presentaciones, forma farmacéutica y formulación, indicaciones, contraindicaciones, dosis y vía de administración de casi todas las medicinas en venta.

Si desea buscar en el nombre de la medicina, hay que palomear la opción MEDICAMENTO, si quiere también buscar en la SUBSTANCIA ACTIVA o en las INDICACIONES, entonces palomear las opciones deseadas.

Por Ejemplo:

Para buscar los medicamentos INDICADOS para el resfriado o embarazo, se palomea la opción INDICACIONES y se pone en el campo de busqueda la palabra "resfriado" o "embarazo".

Para buscar los medicamentos que tengan como SUBSTANCIA ACTIVA Ibuprofeno o Piroxicam se palomea la opción SUBSTANCIA y se pone en el campo de busqueda la palabra deseada.

No usar acentos.


A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  
Tip: Si se hace doble-click sobre una palabra, esta automáticamente se copia al campo de búsqueda.


SANDOZ, S.A. DE C.V.
 
Augusto Rodín Núm. 128, Col. San Juan Mixcoac, Delegación Benito Juárez, 09708, México D.F.
Tel.: 5482-3400



FRISIUM 

Comprimidos

CLOBAZAM

DESCRIPCION:
FRISIUM. Ansiolitico. Comprimidos. SANDOZ, S.A. DE C.V.


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada comprimido contiene:

Clobazam              10 mg

Excipiente, c.b.p. 1 comprimido.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Estados de ansiedad agudos y crónicos que pueden manifestar los siguientes síntomas: ansiedad, tensión, inquietud, excitación, irritabilidad, trastornos del sueño de origen emocional, trastornos psicovegetativos y psicosomá­ticos (por ejemplo, en el área cardiovascular o gastrointestinal), así como inestabilidad emocional.

Tratamiento adicional en pacientes epilépticos no esta­biliza­dos adecuadamente con monoterapia anticonvulsivante.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Después de administración oral, la absorción de clobazam es rápida y alcanza por lo menos 87%. Después de una dosis única de 20 mg de clobazam se observó una marcada variación entre individuos en las concentraciones séricas máximas (222 a 709 ng/ml) después de 0.25 a 4 horas. La ingesta concomitante de alcohol puede aumentar la biodisponibilidad del clobazam en 50%. La vida media de eliminación es aproximadamente de 20 horas, con una marcada variación entre los individuos. El clobazam se metaboliza sobre todo en el hígado.

Los principales metabolitos encontrados en el plasma son el N-desmetil-clobazam (metabolito activo) y el 4-hidro­xi-clobazam, y en menor cantidad el 4-hidroxi-N-desmetil-clobazam. Después de una dosis única de 30 mg de clobazam, el N-desmetil-clobazam alcanza su concentración plasmática máxima después de 24 a 72 horas; su vida media de eliminación es aproximadamente de 50 horas, también con marcada variación interindividual. El clobazam se une a proteínas séricas en 85 a 91%.

Después de la administración oral a pacientes de edad avanzada, la depuración tiende a reducirse. La vida media terminal se prolonga y aumenta el volumen de distribución. En comparación con sujetos jóvenes, esto puede conducir a una mayor acumulación del fármaco cuando se administran dosis múltiples. El efecto de la edad sobre la depuración y el perfil de acumulación del clobazam también parece ser aplicable a su metabolito activo. En pacientes con insuficiencia hepática grave aumenta el volumen de distribución y se prolonga la vida media terminal. En pacientes con insuficiencia renal se reducen las concentraciones plasmáticas del clobazam, debido posiblemente a la mala absorción del fármaco. La vida media terminal es básicamente independiente de la función renal.


CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.

Historia de farmacodependencia o alcoholismo.

Ingestión de bebidas alcohólicas.

Miastenia gravis.

Insuficiencia respiratoria grave.

Síndrome de apnea del sueño.

Insuficiencia hepática grave.

Primer trimestre del embarazo y lactancia.

Niños entre 6 meses y 3 años de edad.


PRECAUCIONES GENERALES

En pacientes con depresión o ansiedad asociada a depresión, FRISIUM® sólo debe emplearse junto con el tratamiento concomitante adecuado, ya que en estos casos el empleo de benzodiazepinas puede precipitar el suicidio.

Antes de tratar estados de ansiedad asociados a inestabilidad emocional debe determinarse si el paciente sufre algún trastorno depresivo que requiera tratamiento adicional o diferente.

En pacientes con esquizofrenia u otros padecimientos psicóticos, el empleo de benzodiazepinas se recomienda sólo como tratamiento adicional, pero no como tratamiento primario.

En caso de trastornos psicovegetativos y psicoso­máticos deberá investigarse una posible causa orgánica.

La administración de benzodiazepinas a las dosis recomendadas, pero especialmente a dosis elevadas, puede provocar amnesia anterógrada.

El clobazam puede provocar depresión respiratoria, especialmente si se administra a dosis elevadas. Por ello, debe monitorearse la función respiratoria en pacientes con insuficiencia respiratoria aguda o crónica.

Puede causar debilidad muscular, por lo que pacientes con este padecimiento preexistente o con ataxia espinal o cerebral requieren de observación especial. En pacientes con insuficiencia renal o hepática está aumentada la respuesta al clobazam y la susceptibilidad a eventos adversos. En tratamientos prolongados deben monitorearse la función renal y hepática con regularidad. En todos estos casos puede ser necesaria una reducción de la dosis.

Después de la administración de dosis terapéuticas de clobazam (20-30 mg) se observó una reducción de la capacidad de respuesta, menor que la que se presenta con otras benzodiazepinas.

Este efecto puede agravarse si se han ingerido bebidas alcohólicas.

También algunos eventos adversos, como la sedación y la debilidad muscular, pueden afectar la habilidad del paciente para concentrarse y reaccionar. Todo ello constituye un riesgo en situaciones en las que estas habilidades son de primordial importancia, como la operación de vehículos o maquinaria.

Durante el tratamiento de la epilepsia con benzodiaze­pinas, incluyendo FRISIUM®, se debe tomar en cuenta una posible reducción del efecto anticonvulsivante (desarrollo de tolerancia).

Los niños de edad comprendida entre los 6 meses y los 3 años, sólo deben ser tratados de manera excepcional con clobazam en casos de crisis convulsivas, cuando esté imprescindiblemente indicado.

Las benzodiazepinas, incluyendo FRISIUM®, pueden conducir a una dependencia física y psicológica. El riesgo de dependencia aumenta con la dosis y duración del tratamiento.

Sin embargo, el riesgo está presente aun con administración diaria de clobazam durante periodos de sólo unas cuantas semanas y aplica no sólo a un posible abuso con dosis particularmente elevadas, sino también a dosis terapéuticas.

El riesgo de dependencia aumenta en pacientes con historia de farmacodependencia o alcoholismo.

Debe evaluarse el beneficio terapéutico contra el ­riesgo de dependencia por uso prolongado.

Cuando se suspende la administración de benzodiaze­pinas, sobre todo repentinamente, puede haber un efecto de rebote o un síndrome de abstinencia:

•  El fenómeno de rebote se caracteriza por una recurrencia incrementada de los síntomas que originalmente condujeron al tratamiento con clobazam (por ejemplo, ansiedad, crisis convulsivas). Puede estar acompañado por otras reacciones, incluyendo cambios de humor, ansiedad, trastornos del sueño e inquietud.

•  Una vez desarrollada la dependencia física, la suspensión repentina del tratamiento con clobazam conduce a síntomas de abstinencia como cefaleas, trastornos del sueño, sueños más frecuentes, ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión y excitabilidad; pérdida de la noción de la realidad, despersonalización, alucinaciones y psicosis sintomáticas (por ejemplo, delirio por abstinencia), sensación de adormecimiento y cosquilleo en las extremidades, dolor muscular, temblor, sudación, náuseas, vómito, hiperacusia, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico, así como cri­sis epilépticas.

También se puede presentar síndrome de abstinencia cuando se cambia abruptamente de una benzodiazepina de acción prolongada, como FRISIUM®, a una de corta duración.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

En virtud de que el clobazam cruza la barrera placentaria, no debe administrarse FRISIUM® durante el primer trimestre del embarazo. En etapas posteriores deberá utilizarse tan sólo en caso absolutamente necesario.

La administración de dosis elevadas de clobazam inmediatamente antes o durante el parto puede provocar hipotermia, hipotonía, depresión respiratoria y dificultad para alimentarse en el recién nacido.

Los niños nacidos de madres que hayan tomado benzodiazepinas durante periodos prolongados durante la etapa final del embarazo pueden desarrollar dependencia física y presentar síndrome de abstinencia en el periodo posnatal.

En virtud de que el clobazam también pasa a la leche materna, FRISIUM® no debe emplearse durante la ­lactancia. Tanto en la sangre fetal como en la leche materna se pueden alcanzar concentraciones efectivas de clobazam.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

El clobazam puede tener un efecto sedante: al iniciar el tratamiento y cuando las dosis son elevadas pueden presentarse cansancio y somnolencia. También se puede observar una prolongación del tiempo de reacción, letargo, entorpecimiento de emociones, confusión, cefaleas, sequedad de boca, estreñimiento, inapetencia, náuseas, mareo, debilidad muscular, ataxia o un ligero temblor de los dedos.

Con dosis elevadas o tratamientos prolongados se han observado las siguientes reacciones reversibles: Trastornos del habla, inestabilidad de la marcha y otras funciones motoras; trastornos de la visión (visión doble, nistagmo), aumento de peso o pérdida de la libido.

En casos muy aislados y después del uso prolongado de benzodiazepinas se puede presentar deterioro de la conciencia, combinado en ocasiones con trastornos respiratorios, sobre todo en pacientes de edad avanzada. Estos efectos pueden persistir durante un tiempo considerable.

También en casos muy aislados se observaron reacciones dérmicas como exantema o urticaria.

Especialmente en pacientes de edad avanzada y niños se pueden presentar reacciones paradójicas como inquietud, trastornos en la conciliación del sueño o del sueño mismo, irritabilidad, estados agudos de agitación, ansiedad, agresividad, delirio, accesos de rabia, pesadillas, alucinaciones, reacciones psicóticas, tendencia al suicidio, espasmos musculares frecuentes.

En estos casos se debe descontinuar el tratamiento con FRISIUM®.

Existe la posibilidad de desarrollar tolerancia y de­pendencia, sobre todo cuando se usa por tiempo prolongado.

A las dosis recomendadas, pero sobre todo a dosis elevadas, puede presentarse amnesia anterógrada. Se pueden asociar efectos de amnesia al comportamiento inapropiado.

A dosis elevadas, el clobazam puede deprimir la respira­ción, por lo que puede presentarse insuficiencia respiratoria sobre todo en pacientes con una función respira­toria comprometida preexistente (por ejemplo, pacientes con asma bronquial) o con daño cerebral.

Se puede desenmascarar una depresión preexistente durante el uso de benzodiazepinas.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Con dosis elevadas de clobazam se puede presentar un efecto sinérgico si se administran otros fármacos depresores del sistema nervioso central (como antisicóticos [neurolépticos], ansiolíticos, algunos agentes antidepresivos, fármacos anticonvulsivantes, anti­his­ta­mínicos sedantes, anestésicos, hipnóticos o analgé­sicos narcóticos u otros sedantes) o si se consume alcohol al mismo tiempo. También se requiere precaución especial cuando se administra clobazam en ca­sos de intoxicación con estas sustancias o con litio.

Cuando se administra clobazam simultáneamente con anticonvulsivantes en el tratamiento de la epilepsia, debe ajustarse la dosis bajo supervisión médica (monitoreo del EEG), ya que puede haber interacciones.

En pacientes con tratamiento concomitante de ácido valproico o de fenitoína puede presentarse un aumento leve a moderado de las concentraciones plasmáticas, que es conveniente monitorear, cuando esto sea po­sible.

El consumo concomitante de alcohol puede aumentar la biodisponibilidad del clobazam en 50% y, por lo tanto, aumentar los efectos del clobazam. Si se emplea concomitantemente con analgésicos narcóticos se puede presentar euforia, lo cual puede conducir a un aumento de la dependencia psicológica.

La carbamazepina y la fenitoína pueden causar un incremento de la con­versión metabólica del clobazam al metabolito activo N-desmetil-clobazam.

Los efectos de relajantes musculares y óxido nitroso pueden aumentar.

La coadministración de fármacos que inhiben el sistema de la enzima del citocromo P-450 (monooxigenasa), por ejemplo, cimetidina o eritromicina, pueden aumentar y prolongar el efecto del clobazam.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

No reportadas a la fecha.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

En un estudio de carcinogénesis en ratas se observó un aumento significativo del adenoma de células foliculares en el grupo con la dosis más elevada (100 mg/kg de peso corporal).

Como otras benzodiazepinas, el clobazam activa la tiroides en ratas. Estos cambios no han sido observados en otras especies. El clobazam no presenta efectos genotóxicos o mutagénicos.

Estudios llevados a cabo en ratones, ratas y conejos sen­sibles a la talidomida con dosis diarias de hasta 100 mg/kg de peso corporal, no revelaron actividad teratógena.

Es­tudios de fertilidad en ratones con dosis diarias de 200 mg/kg de peso corporal y en ratas con dosis diarias de
85 mg/kg de peso corporal, no mostraron alteraciones en la fertilidad ni en el embarazo.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

La dosis y la duración del tratamiento deben ajustarse a la indicación, la severidad del cuadro clínico y la respuesta clínica individual.

Es importante observar la posibilidad de interferencia con el estado de alerta y el tiempo de respuesta del individuo. El principio fundamental es mantener la dosis tan baja como sea posible.

Los pacientes con insuficiencia hepática o renal pueden presentar respuesta incrementada y mayor susceptibilidad a eventos adversos, por lo que FRISIUM® se debe administrar a dosis iniciales reducidas con un incremento gradual bajo una observación cuidadosa.

Las benzodiazepinas no deben administrarse a niños sin una cuidadosa evaluación de la necesidad de su empleo.

FRISIUM® no se debe usar en niños con edades entre los 6 meses y los 3 años, excepto en casos de tratamientos anticonvulsivantes de indicación precisa.

Tratamiento de los estados de ansiedad:

Para adultos y adolescentes mayores de 15 años: La dosis inicial usual de FRISIUM® es de 20 mg al día. En caso necesario, se puede aumentar de preferencia sin exceder 30 mg al día.

En pacientes de edad avanzada puede presentarse un aumento de la respuesta y una mayor susceptibilidad a eventos adversos, por lo que se recomiendan dosis iniciales bajas y un incremento gradual bajo observación cuidadosa. Generalmente, es suficiente una dosis de mantenimiento de 10 a 15 mg al día.

En niños entre 3 y 15 años de edad se aplican las observaciones hechas para pacientes geriátricos, y una dosis diaria de 5 a 10 mg generalmente es suficiente. En todos los casos se puede reducir la dosis al mejorar la sintomatología.

Si se prevé la administración de varias dosis durante el día, se recomienda que la dosis mayor sea tomada por la noche. La duración del tratamiento debe ser tan corta como sea posible. El paciente se debe reevaluar después de un periodo no mayor de 4 semanas y luego con regularidad a fin de determinar la necesidad de continuar con el tratamiento, sobre todo si el paciente está asintomático. Generalmente, la duración total del tratamiento no debe exceder 8-12 semanas.

En algunos casos es necesario ampliar el periodo de tratamiento, sin embargo, no debe hacerse sin antes haber reevaluado el estado del paciente. Se recomienda enfáticamente evitar periodos prolongados de tratamiento ininterrumpido, ya que puede conducir a una dependencia.

Después de un tratamiento prolongado se recomienda enfáticamente no descontinuar el clobazam de manera repentina, sino reducir la dosis gradualmente bajo supervisión cercana, ya que pueden presentarse síntomas de abstinencia.

Tratamiento de la epilepsia en combinación con uno o más anticonvulsivantes:

En adultos y adolescentes mayores de 15 años: Se recomienda iniciar la administración a dosis bajas (5 a 15 mg/día), que en caso necesario se pueden aumentar gradualmente hasta llegar a una dosis máxima diaria de aproximadamente 80 mg.

Se recomienda que el tratamiento de niños entre 3 y 15 años de edad se inicie con 5 mg/día. Generalmente, es suficiente una dosis de sostén de 0.3 a 1.0 mg/kg de peso corporal al día. Si la administración se distribuye a lo largo del día, se recomienda que la dosis mayor sea administrada por la noche. Dosis de hasta 30 mg de clobazam pueden administrarse como dosis única por la noche.

El paciente debe reevaluar­se después de un periodo no mayor de 4 semanas y después con regularidad a fin de determinar la necesidad de continuar con el ­tratamiento.

Al final del tratamiento, inclusive en aquellos casos en los que la respuesta a la terapia fue pobre, se recomienda enfáticamente no descontinuar el clobazam de manera repentina, sino reducir la dosis gradualmente, ya que de otra manera puede haber una mayor susceptibilidad a crisis convulsivas y se pueden presentar otros síntomas de abstinencia.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Una sobredosis e intoxicación con benzodiazepinas, inclusive clobazam, puede producir una depresión nerviosa central, asociada a somnolencia, confusión y letargo, progresando posiblemente a ataxia, depresión respiratoria, hipotensión y, en casos aislados, coma.

El riesgo de un evento fatal aumenta en casos de intoxicación combinada con otros depresores del sistema nervioso central, incluyendo alcohol.

Cuando se trate una intoxicación se recomienda tomar en consideración la posibilidad de que se encuentren involucrados varios agentes. Está indicado un lavado gástrico, reposición intravenosa de líquidos y medidas generales de soporte, además de monitorear el estado de conciencia, la respiración, el pulso y la presión arterial. Debe contarse con las facilidades necesarias para el manejo de complicaciones como obstrucción de las vías aéreas o insuficiencia respiratoria.

La hipotensión puede tratarse mediante la administración de sustitutos del plasma y, en caso necesario, con agentes simpaticomimé­ticos.

La diuresis forzada o la hemodiálisis no son eficaces para la eliminación del clobazam.


PRESENTACIÓN

FRISIUM® Comprimidos de 10 mg: Caja con 30 comprimidos.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco. Protéjase de la luz.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Producto perteneciente al grupo II.

Su venta requiere receta médica, la cual se retendrá
en la farmacia. Su uso prolongado aun a dosis
terapéuticas, puede causar dependencia. No se deje
al alcance de los niños. No se administre durante
el embarazo y la lactancia ni por periodos
prolongados. Literatura exclusiva para médicos.

SANDOZ, S. A. de C. V.

a Novartis Company

Reg. Núm. 85925, SSA II

KEAR-05330060103110/RM2005



Tu Nombre:
Tu Email:
El Email de tu amigo:
Mensaje:
 

Las direcciones de correo que pongas aquí no se guardan en ningún lado y no llevan spam ni publicidad.



Contacto: Webmaster
Visite: www.FamGuerra.com
Visite: Calculadora Smartpoints Weight Watchers
Changing LINKS