Diccionario de Especialidades Farmacéuticas.

Definición de Medicinas, Substancias Activas, Presentación e Indicaciones


SINGLOBEN


En esta página se pueden buscar definiciones de medicamentos, substancias activas, presentaciones, forma farmacéutica y formulación, indicaciones, contraindicaciones, dosis y vía de administración de casi todas las medicinas en venta.

Si desea buscar en el nombre de la medicina, hay que palomear la opción MEDICAMENTO, si quiere también buscar en la SUBSTANCIA ACTIVA o en las INDICACIONES, entonces palomear las opciones deseadas.

Por Ejemplo:

Para buscar los medicamentos INDICADOS para el resfriado o embarazo, se palomea la opción INDICACIONES y se pone en el campo de busqueda la palabra "resfriado" o "embarazo".

Para buscar los medicamentos que tengan como SUBSTANCIA ACTIVA Ibuprofeno o Piroxicam se palomea la opción SUBSTANCIA y se pone en el campo de busqueda la palabra deseada.

No usar acentos.


A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  
Tip: Si se hace doble-click sobre una palabra, esta automáticamente se copia al campo de búsqueda.


PSICOFARMA, S.A. DE C.V.
 
Calz. de Tlalpan Núm. 4369 Col. Toriello Guera Deleg. Tlalpan C.P. 14050 México, D.F.
Tel.: 8503-8900 ext. 167 y 183
Fax: 8503-8907 - Lada (01800) 347-2080
www.psicofarma.com.mx
cim@psicofarma.com.mx



SINGLOBEN 

Tabletas

GLIPIZIDA

DESCRIPCION:
SINGLOBEN. Hipoglucemiante. Tabletas. PSICOFARMA


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada TABLETA contiene:

Glipizida 5 y 10 mg

Excipiente, c.b.p. 1 tableta.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

La glipizida está indicada para el control de la hiperglucemia, como auxiliar de la dieta y de su sintomatología asociada en pacientes con diabetes mellitus no insulinodependientes (DMNID, tipo II), conocida antiguamente como dia­betes de inicio en la madurez, después de que un tratamiento adecuado con dieta ha probado ser insatisfactorio.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Farmacodinamia: En humanos, glipizida disminuye la glucosa de la sangre agudamente, estimulando la liberación de la insulina del páncreas, un efecto dependiente del funcionamiento de las células beta en los islotes pancreáticos. Se cree que las sulfonilureas se unen a los receptores del canal de potasio sensible a ATP en la superficie de las células pancreáticas. De esta manera reducen la conductancia del potasio y causa n la despolarización de la membrana.

La despolarización estimula la afluencia del ion calcio a través de los canales de calcio sensibles al voltaje, incrementando las concentraciones intracelulares de los iones de calcio, lo cual induce la secreción o exocitosis de insulina.

En el hombre, el estímulo de la secreción de la insulina por glipizida en respuesta a una comida es indudablemente de gran importancia. Los niveles de la insulina del ayuno no se elevan incluso en la administración a largo plazo de glipizida, pero la respuesta postprandial de la insulina continúa siendo acrecentada ­después de por lo menos 6 meses del tratamiento. La respuesta insulinotrópica a una comida ocurre en el plazo de 30 minutos después de una dosis oral de glipizida en pacientes diabéticos, pero los niveles elevados de la insu­lina no persisten más allá del tiempo del ­requerimiento de la comida.

Farmacocinética: La glipizida es administrada por vía oral y es rápida y completamente absorbida en el tracto gastrointestinal. El inicio de acción ocurre dentro de 90 minutos y las concentraciones máximas del plasma ocurren 1-3 horas después de una sola dosis oral. El periodo de la vida media de eliminación es de 2-4 ­horas en sujetos normales y la duración de acción es de 12 a 24 horas en la administración por vía oral o ­intravenosa. Los patrones metabólicos y excretorios son similares en las dos vías de administración, indicando que el metabolismo de primer paso no es significativo.

La glipizida no se acumula en plasma en la administración oral repetida.

Se ha reportado que la absorción y la disposición totales de una dosis oral no fueron afectadas por el alimento en voluntarios normales, pero la absorción fue retrasada por cerca de 40 minutos. Así, glipizida es más eficaz cuando se administra 30 minutos antes de la comida en pacientes diabéticos. La unión a proteínas es de 99% una hora después por cualquier vía de administración.

El volumen aparente de distribución de glipizida después de una administración intravenosa fue de 11 l, lo cual es indicativo de que glipizida se distribuye en el compartimiento del fluido extracelular. El metabolismo de glipizida es extenso y ocurre principalmente en el hígado. Los metabolitos primarios son productos inactivos de hidroxilación y conjugados polares y se excretan principalmente en la orina. Menos del 10% de glipizida sin cambios es encontrado en la orina.


CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula.

La glipizida está contraindicada en pacientes con:

Hipersensibilidad conocida a la glipizida.

Cetoacidosis diabética, con o sin coma. Esta condición debe ser tratada con insulina.


PRECAUCIONES GENERALES

Enfermedad renal y hepática: El metabolismo y la excreción de glipizida pueden estar disminuidos en pacientes con disfunción renal o hepática. Si ocurre hipoglucemia en tales pacientes, ésta puede ser prolongada y debe implementarse un manejo apropiado.

Hipoglucemia: Todos los fármacos sulfonilureas son capaces de producir hipoglucemia severa. Son importantes la selección, la dosificación y las instrucciones apropiadas al paciente para evitar episodios hipoglucémicos. La insuficiencia renal o hepática puede ­causar niveles elevados de glipizida en la sangre y por último puede también disminuirse la capacidad gluconeogénica, que aumentan el riesgo de reacciones hipoglu­cémicas serias.

Los ancianos, los pacientes debilitados o mal nutridos y aquellos con insuficiencia adrenal o pituitaria son particularmente susceptibles a la acción hipoglucémica de fármacos que disminuyen la glucosa. La hipoglucemia puede ser difícil de reconocer en los ancianos y en las personas que están tomando fármacos bloqueadores beta-adrenérgicos. Es más probable que ocurra hipoglu­cemia cuando la ingesta calórica es deficiente, después de ejercicio severo o prolongado, cuando se ingiere alcohol o cuando se utiliza más de un fármaco que dismi­nuye la glucosa. La terapia con una combinación de agentes que disminuyen la glucosa puede aumentar el potencial para hipoglucemia.

Pérdida del control de la glucosa en sangre: Cuando se expone a un paciente estabilizado en cualquier régimen diabético al estrés, como fiebre, trauma, infección, o cirugía, puede ocurrir una pérdida de ­control de la glucosa. En tales casos puede ser necesario descontinuar el uso de glipizida y administrar insulina. La eficacia de cualquier fármaco hipoglucémico oral, incluyendo glipizida, en disminuir los niveles de glucosa en sangre a un nivel deseado en pacientes durante un tiempo puede ser debida a la progresión de la ­severidad de la diabetes o a la sensibilidad disminuida al ­fármaco. Este fenómeno se conoce como falla secundaria, para distinguirla de la falla primaria en la cual el fármaco es ineficaz en un paciente cuando se da por primera vez.

El ajuste adecuado de la dosis y el apego a la dieta debe ser determinado antes de clasificar a un paciente como falla secundaria. Se recomienda el monitoreo periódico de la glucosa en sangre y orina. La medición de la hemoglobina glucosilada puede ser útil.

Pediátricos: No se ha establecido la seguridad y efectividad de glipizida en pacientes pediátricos.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

No hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. La glipizida se debe utilizar durante el embarazo sólo si la ventaja potencial justifica el riesgo potencial al feto. Aunque no se sabe si glipizida se excreta en la leche humana, sí se sabe que algunos fármacos sulfonilurea son excretados por esta vía.

Debido al potencial de hipoglucemia que puede existir en lactantes, se debe tomar la decisión de ­descontinuar la lactancia o descontinuar el fármaco, considerando la importancia del fármaco a la madre.

Debe considerarse la terapia con insulina si el fármaco es retirado y si la dieta sola es inadecuada para controlar la glucosa en la sangre.



REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

En estudios controlados en pacientes de Estados Unidos y otros países, la frecuencia de las reacciones adversas serias reportadas fue muy baja. De 702 pacientes, 11.8% reportaron reacciones adversas y sólo 1.5% descontinuaron el uso de glipizida.

Gastrointestinales: Los disturbios gastrointestinales son las reacciones más comunes. Las quejas gastrointestinales fueron reportadas con la siguiente ­incidencia aproximada: náusea y diarrea, 1 en 70; estreñimiento y gastralgia, 1 en 100.

Parecen estar relacionados a la dosis y pueden desaparecer en la división o la ­reducción de la dosis.

Puede ocurrir ictericia colestásica raramente con sulfonilureas; el uso de glipizida debe ser descontinuado si esto ocurre.

Dermatológicas: Las reacciones alérgicas de la piel, incluyendo eritema, erupciones morbiliformes o maculopapulares, urticaria, prurito y eczema maculopapular se han reportado en cerca de 1 en 70 pacientes.

Éstas pueden ser transitorias y pueden desaparecer a pesar de continuar con el uso de glipizida; si persisten las reacciones en la piel, el fármaco debe ser descon­tinuado.

Otras: Vértigo, somnolencia y cefalea se han reportado, cada uno en cerca de 1 en 50 pacientes tratados con glipizida. Son generalmente transitorios y requieren raramente la descontinuación de la terapia.



INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

La acción hipoglucémica de sulfonilureas puede ser potenciada por ciertos fármacos, incluyendo agentes antiinflamatorios no esteroidales, algunos azoles y otros fármacos que se unen fuertemente a las proteínas, salicilatos, sulfamidas, cloranfenicol, ­probenecid, cumarinas, inhibidores de la monoaminooxidasa y agentes bloqueadores beta adrenérgicos. Cuando tales fármacos se administren a un paciente que reciba ­glipizida, el paciente debe ser observado de cerca ante la posibilidad de que presente hipoglucemia. Ciertos fármacos tienden a producir hiperglucemia y pueden conducir a la pérdida de control.

Estos fármacos incluyen a las tiazidas y otros ­diuréticos, corticosteroides, fenotiazinas, productos de la tiroides, estrógenos, anticonceptivos orales, fenitoína, ácido nicotínico, simpaticomiméticos, fármacos bloqueadores del canal del calcio e isoniazida. Cuando tales ­fármacos son administrados a un paciente que recibe glipizida, éste debe ser observado de cerca ante la posibilidad de que presente pérdida de control.

Cuando tales fármacos se retiran de un paciente que recibe glipizida, éste debe ser observado de cerca para observar si presenta hipoglucemia.

Se reportó una interacción potencial entre miconazol oral y agentes hipoglucémicos orales que condujeron a hipoglucemia severa. Se desconoce si esta interacción también ocurre con el miconazol intravenoso, en preparaciones tópicas o va­ginales.



ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

No se han reportado hasta la ­fecha.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

Estudios en ratas hembras y machos a dosis superiores a 75 veces la dosis humana no mostraron efectos en la fertilidad.

Pruebas de mutagenicidad bacteriana fueron uniformemente negativas. En estudios realizados en ratas y conejos no fueron encontrados efectos teratogénicos por parte de glipizida. No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas.

Debido a que la reciente información sugiere que los niveles anormales de la glucosa en la sangre durante el embarazo estén asociados con una alta incidencia de anormalidades congénitas, muchos expertos recomiendan que sea usada la insulina durante el embarazo para mantener los niveles de glucosa en la sangre tan cerca de los normales como sea posible.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Oral.

En general, la glipizida debe ser administrada aproxima­damente 30 minutos antes de la comida para alcanzar una reducción mayor de la hiperglucemia posprandial.

Dosis de inicio: La dosis de inicio recomendada es de 5 mg, administrada antes de la comida. En los pacientes ancianos o en aquellos con enfermedad hepática se puede comenzar con 2.5 mg.

Los ajustes de la dosificación deben ordinariamente estar en incrementos de 2.5-5 mg, según lo determinado por la respuesta de la glucosa de la sangre. Por lo menos varios días deben transcurrir entre los pasos del incremento de la dosis. Si la respuesta a una sola dosis no es satisfactoria, di­vi­dir esa dosis puede probar ser eficaz. Las dosis mayo­res a 15 mg deben ser divididas ordinariamente y administrarlas antes de las comidas de contenido calórico adecuado. La máxima dosis diaria recomendada es de 40 mg.

Dosis de mantenimiento: La dosis de mantenimiento es generalmente de 10-15 mg una vez al día. En pacientes ancianos, pacientes debilitados o mal alimentados y los pacientes con disfunción renal o hepática, la dosis inicial y la de mantenimiento deben ser conservadas para evitar reacciones hipoglucémicas.



MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

La toxicidad oral aguda fue extremadamente baja en todas las especies probadas (DL50 mayor de 4 g/kg). La sobredosificación con sulfonilureas, incluyendo glipizida, puede producir hipoglucemia. Los síntomas hipoglucémicos leves sin la pérdida de conciencia o resultados neurológicos se deben tratar agresivamente con glucosa oral y realizar ajustes en los patrones de dosificación del fármaco y/o de la comida.

La supervisión minuciosa debe continuar hasta que se asegure el médico de que el paciente está fuera de peligro. Las reacciones hipoglucémicas severas con coma, ataques u otras ­disfunciones neurológicas no ocurren frecuentemente, pero constituyen emergencias médicas que requieren la hospitalización inmediata.

Si se diagnostica o se sospecha coma hipoglucémico, se le debe administrar rápidamente al paciente una inyección intravenosa de solución de glucosa concentrada (al 50%).

Esto se debe seguir por una infusión continua de solución de glucosa más diluida (al 10%), a una taza que mantenga la glucosa de la sangre en un nivel sobre 100 mg/dl. Los pacientes deben ser supervisados por un mínimo de 24-48 horas, puesto que la hipoglucemia puede repetirse después de la recuperación clínica evidente. La depuración de glipizida del plasma sería prolongada en personas con enfermedad hepática. Debido a la extensiva unión a las proteínas por parte de glipizida, la diálisis es poco probable que sea benéfica.



PRESENTACIONES

Venta al público:

Caja de cartón conteniendo envase de burbuja (aluminio-PVC/PVDC-ámbar) con 30 tabletas de 5 mg.

Caja de cartón conteniendo envase de burbuja (aluminio-PVC/PVDC-ámbar) con 30 tabletas de 10 mg.

Exportación:

Caja de cartón conteniendo envase de burbuja (aluminio-PVC/PVDC-ámbar) con 90 tabletas de 5 mg.

Caja de cartón conteniendo envase de burbuja (aluminio-PVC/PVDC-ámbar) con 100 tabletas de 10 mg.



RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Literatura exclusiva para médicos.
Su venta requiere receta médica.
No se deje al alcance de los niños.

Hecho en México por:

Psicofarma, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 610M2003, SSA IV

KEAR-04363102863/RM2004



Tu Nombre:
Tu Email:
El Email de tu amigo:
Mensaje:
 

Las direcciones de correo que pongas aquí no se guardan en ningún lado y no llevan spam ni publicidad.



Contacto: Webmaster
Visite: www.FamGuerra.com
Visite: Calculadora Smartpoints Weight Watchers
Changing LINKS