Diccionario de Especialidades Farmacéuticas.

Definición de Medicinas, Substancias Activas, Presentación e Indicaciones


INTRALON


En esta página se pueden buscar definiciones de medicamentos, substancias activas, presentaciones, forma farmacéutica y formulación, indicaciones, contraindicaciones, dosis y vía de administración de casi todas las medicinas en venta.

Si desea buscar en el nombre de la medicina, hay que palomear la opción MEDICAMENTO, si quiere también buscar en la SUBSTANCIA ACTIVA o en las INDICACIONES, entonces palomear las opciones deseadas.

Por Ejemplo:

Para buscar los medicamentos INDICADOS para el resfriado o embarazo, se palomea la opción INDICACIONES y se pone en el campo de busqueda la palabra "resfriado" o "embarazo".

Para buscar los medicamentos que tengan como SUBSTANCIA ACTIVA Ibuprofeno o Piroxicam se palomea la opción SUBSTANCIA y se pone en el campo de busqueda la palabra deseada.

No usar acentos.


A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  
Tip: Si se hace doble-click sobre una palabra, esta automáticamente se copia al campo de búsqueda.


DERMATOLÓGICOS DARIER, S.A. DE C.V., LABORATORIOS
Oficinas: 
Insurgentes Sur Núm. 3579, Torre 3, 8o. Piso, Col. Tlalpan, Deleg. Tlalpan, 14020, México, D.F.
Tel.: 5350-5555
Fax: Ext. 4042

Planta: 
Av. de los Cincuenta Metros, Núm. 402, CIVAC, Morelos, 62500, Jiutepec, Mor.
Tels.: 01 (73) 20-4645 y 01 (73) 20-4704



INTRALON 

Suspensión inyectable

TRIAMCINOLONA

DESCRIPCION:
INTRALON. Corticoesteroide intralesional. Suspension inyectable. DARIER


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada ml de Suspensión Inyectable contiene:

                                                 10          40

Acetónido de triamcinolona 10.0 mg 40 mg

Vehículo, c.b.p.                   1.0 ml    1.0 ml


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Los corticosteroides son extremadamente útiles en el tratamiento de desórdenes y patologías dermatológicas. Las aplicaciones tópicas, sistémicas e intralesionales pueden ser ajustadas de acuerdo con la respuesta del paciente. Los corticosteroides han probado su eficacia en el tratamiento de diversas pa­tologías de la piel; sin embargo, no se encuentran libres de presentar reacciones adversas típicas de los esteroides.

Las terapias intralesionales con corticosteroides implican su aplicación directamente en la lesión sobre la piel para obtener mejores resultados y de forma rápida. El concepto "inyección intralesional" es el traspasar la epidermis y formar un depósito subdérmico, lo cual permitirá mayor concentración del principio activo en el lugar en el cual se localiza  la lesión. El corticosteroide de mayor empleo para terapias intralesionales es el acetónido de triamcinolona, el cual es empleado en rangos de 2 mg/ml a 40 mg/ml, dependiendo del requerimiento del tratamiento.

INTRALON 10 mg:

Local: Está indicado en el tratamiento intralesional de cicatrices queloides e hipertróficas, así como para el tra­tamiento de lesiones (placas) infiltradas, hipertróficas y localizadas  presentes en el lupus eritematoso discoide, poliarteritis nodosa, dermatomiositis, liquen plano, liquen simple crónico, granuloma anular y en algunos casos de psoriasis. Otras indicaciones incluyen la alopecia areata (AA) y la necrobiosis lipoídica diabética.

Sistémica: Para terapia intramuscular (IM) alternada con la administración vía oral de corticosteroides u otros inmunomoduladores en condiciones como dermatomiositis, artritis reumatoide generalizada y otras enfermedades reumáticas generalizadas. También indicado para el tratamiento de enfermedades alérgicas, incluyendo asma; sin embargo, para reacciones alérgicas agudas, la epinefrina es el fármaco de elección cuando se lleva una terapia paralela con esteroides.

INTRALON 40 mg:

Local: Está indicado en la administración intraarticular y por inyección dentro del recubrimiento del tendón o ganglio, en el tratamiento de afecciones reumáticas como: espondilitis anquilosante, bursitis aguda y subaguda, tenosinovitis aguda no específica, artritis gotosa aguda, artritis psoriásica, artritis reumatoide, osteoartritis postraumática, sinovitis de osteoartritis, epicondilitis.

Durante la generación de cuadros de artropatías (únicas o múltiples), la inyección intra-articular de acetónido de triamcinolona es usada como complemento a otras medidas terapéuticas.

Cuando se administra intra-articular la dosis usual, generalmente no se producen efectos fisiológicos hormonales, la preparación es de particular valor cuando la terapia con­vencional con esteroides sistémicos está contraindicada en estas condiciones.

La terapia intralesional está indicada para las siguientes condiciones:

•  Alopecia areata.

•  Cicatriz queloide.

•  Cicatriz hipertrófica.

•  Acné quístico.

•  Liquen plano oral.

•  Psoriasis ungueal.

Sistémica:

a)         Insuficiencia adrenocortical primaria o secundaria.

b)         Afecciones dermatológicas: eritema multiforme grave, angioedema, urticaria.

c)         Estados alérgicos: asma bronquial, rinitis vasomotora, edema angioneurótico, reacciones de hipersensibilidad por medicamentos.

d)         Afecciones oftálmicas: conjuntivitis alérgica, queratitis, iritis e iridociclitis, coriorretinitis, uveítis posterior difusa, neuritis óptica, inflamación del segmento anterior del ojo.

e)         Afecciones respiratorias: sarcoidosis sintomática, neu­monitis por aspiración. También está indicado en el tratamiento del enfisema donde el broncospasmo o el edema bronquial juegan un papel de significación
y en la fibrosis pulmonar intersticial.

f) Afecciones hematológicas: anemia hemolítica adquirida (autoinmune), púrpura trombocitopénica idiopática.

g)         Enfermedades neoplásicas: para el tratamiento paliativo de leucemias y linfomas en adultos y la leucemia aguda de la infancia.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

El acetónido de triamcinolona es el más potente derivado de la triamcinolona.

Aunque por sí misma, la triamcinolona es una o dos veces más potente que la prednisona, en modelos animales se ha demostrado que el acetónido de triamcinolona es ocho veces más potente que la prednisona.

El tratamiento local con dosis recomendadas (microgramos) de cualquier corticosteroide tópico no es tan efectivo como el tratamiento con dosis amplias (miligramos) de formulaciones orales o parenterales.

Cuando los corticosteriodes son prematuramente descontinuados, los síntomas pueden reincidir en varios días.

La inyección de un glucocorticoide en una articulación consigue una concentración prolongada del fármaco en el líquido sinovial, lo que produce el máximo efecto antiinflamatorio local, minimizando así el riesgo de los  efectos sistémicos.

Farmacodinamia: El acetónido de triamcinolona se difunde a través de la membrana celular, uniéndose en el citoplasma a los receptores celulares de las proteínas de choque térmico (HSP 90 y 70) y a la inmunofilina p59. Esta unión forma complejos moleculares llamados "esteroide-receptor" los cuales sufren un proceso de dimerización.

Este mecanismo activa una cascada de proteínas reguladoras citoplasmáticas, las cuales activan a factores de transcripción nuclear específicos para esteroides. Los factores de transcripción, a su vez, se unen a secuencias consenso específicas localizadas en el DNA. El resultado final se traduce en la transcripción de genes que regulan el proceso inflamatorio.

El control post-transcipcional de ciertas citocinas y otras moléculas anti-inflamatorias se lleva a cabo a nivel del RNAm  por medio de un proceso de poliadenilación. Los efectos biológicos antiinflamatorios producidos por el acetónido de triamcinolona consisten en disminuir la permeabilidad vascular, lo cual impide que los leucocitos  y otras células migren al sitio de la inflamación inhibiéndose así la síntesis y expresión  de las siguientes moléculas:

•  Moléculas de histocompatibilidad clase I (MHC I).

•  Moléculas de histocompatibilidad clase II (MHC II).

•  Moléculas de adhesión celular: ICAM-1, ELAM.

•  Selectinas y ß-integrinas.

•  C3 y factor B de la vía clásica del complemento.

•  Citocinas pro-inflamatorias: IL-1, IL-8, IL-6 y factor de necrosis tumoral alpha (TNF-a).

•  Cicloxigenasa de tipo 2 (cox 2).

•  Prostaglandinas.

•  Metabolitos del ácido araquidónico: fosfolipasa A2.

Otros efectos biológicos del acetónido de triamcinolona son: disminución en la producción de leucotrienos y tromboxanos, reducción de la actividad bactericida de los macrófagos, los monocitos y las células dendríticas. Inhi-
be la proliferación de linfocitos T (CD3+/CD4+) y linfocitos B (CD19+) al bloquear la síntesis de IL-2.

Posterior a la infiltración, el glucocorticoide es absorbido por las células sinoviales para gradualmente pasar a torrente circulatorio y ser posteriormente eliminado. El efecto local depende de la potencia antiinflamatoria del glucocorticoide, de su solubilidad (que determina el tiempo que permanezca en el líquido sinovial) y de la dosis utilizada.

Como se mencionó anteriormente, el mecanismo de acción fundamental a nivel celular de los glucocorticoides es la regulación de la transcripción génica. A nivel articular, su mecanismo de acción está dirigido a modular la síntesis de interleucinas proinflamatorias como son el factor de necrosis tumoral alpha (TNF-a), IL-1 e IL-8. En la artritis reumatoide, los cambios que se producen en el líquido sinovial incluyen: incremento en la concentración del ácido hialurónico, en la viscosidad del mismo y del factor de polimerización así como una disminución en el número de leucocitos y del porcentaje de neutrófilos (lo cual es reflejo de la disminución de la permeabilidad sinovial). También se ha descrito, tras la infiltración intraarticular de glucocorticoides, descenso en la  temperatura local, disminución en la síntesis de fosfatasa ácida, factor reumatoide, complemento hemolítico total (CH50) y concentraciones de C4.

Los glucocorticoides inhiben la liberación de las enzimas lisosómicas; sin embargo, la estabilización directa de la membrana lisosomal no parece un mecanismo de acción importante, pero parece haber una acción directa o indirecta sobre estructuras que son importantes para la fagocitosis o sobre exoenzimas o enzimas intracelulares.

El líquido sinovial reumatoide está infliltrado fundamentalmente por linfocitos T (LcT CD3+/CD4+) y la eficacia de los glucocorticoides intraarticulares está relacionada con sus efectos sobre la inmunidad celular.

También pueden suprimir la actividad enzimática del activador del plasminógeno en fibroblastos del líquido sinovial.

Farmacocinética:

Absorción: La absorción sistémica del glucocorticoide después de la infiltración puede ser suficiente para reducir la inflamación en otra articulación no infiltrada y para suprimir el eje hipotálamo-hipofisiario-suprarrenal. El acetónido de triamcinolona se une en 90% a proteínas plasmáticas.

Cuando se administra intranasalmente en adultos una dosis de 440 µg/día, las concentraciones plasmáticas pueden ser de < 1 ng/ml y  son detectadas en un promedio de 3.4 horas (con un rango de 0.5 a 8 horas) después de la dosis.

La aparente vida media es de 4 horas (con un rango de 1.0 a 7.0), sin embargo, este valor probablemente refleja una absorción lenta.

Concentración en plasma de acetónido de triamcinolona por diferentes vías:

 

Metabolismo: El acetónido de triamcinolona sufre una reducción de las dobles ligaduras del ciclo A en la vía he-
pática, experimentando una reducción de los grupos carbonilos en la posición 3 y 20, transformándolo en compuestos inactivos. Basado en la dosis intravenosa de triamcinolona ester fosfato, el tiempo de vida media de acetónido de triamcinolona fue reportado de 88 minutos, el volumen de distribución fue de 99.5 l. Estudios con animales en ratas y perros identificaron 3 metabolitos del acetónido de triamcinolona, los cuales son acetónido
de 6ß-hidroxitriamcinolona, acetónido de 21-carboxitriamcinolona y acetónido de 21-carboxi-6ß-hidroxitriam­cinolona, los cuales son sustancialmente menos activos que el compuesto padre debido a:

•  La dependencia de la  actividad antiinflamatoria en presencia del grupo 21-hidroxil.

•  La disminución de la actividad observada sobre 6-hi­droxilación.

•  El marcado incremento de solubilidad en agua favorece la rápida eliminación.

Lo anterior parece indicar algunas diferencias cuantitati-
vas de los metabolitos entre las especies. Ninguna diferencia fue detectada en el metabolito principal en función de la ruta de administración.

Las gráficas muestran el comportamiento general de glucocorticoides:

Respuesta

 

Eliminación: La mayor concentración de metabolitos sulfo y glucoconjugados se detecta por la vía renal, y en cantidades muy reducidas en la vía biliar y en la vía fecal.

La eliminación fue de 45.2 l/hora. El tiempo de vida media en plasma no se correlaciona bien con el tiempo de vida media biológica.

Absorción y eliminación de glucocorticoides:

 


CONTRAINDICACIONES

El uso de corticosteroides está contraindicado en las siguientes entidades:

•  Psicosis aguda.

•  Infecciones virales, incluyendo herpes ocular simple, queratitis herpética.

•  Infecciones sistémicas causadas por hongos.

•  Infecciones crónicas, incluyendo tuberculosis.

•  Diabetes mellitus descompensada.

•  Hipertensión arterial descontrolada.

•  Insuficiencia renal crónica.

•  Glaucoma.

•  Cuadros recientes de úlcera gastroduodenal con o sin sangrado.

•  Osteoporosis.

Las preparaciones intramusculares de corticosteroides
están contraindicadas en algunos trastornos hematoló­gicos como púrpura trombocitopénica idiopática. La preparación no debe ser inyectada en áreas infectadas.


PRECAUCIONES GENERALES

•  Acetónido de triamcinolona suspensión inyectable no debe ser administrado por vía intravenosa. La aplicación subcutánea no es recomendada, debido a la posibilidad de atrofia local. Se requiere el empleo de técnicas asépticas estrictas para su ­administración.

•  Su aplicación no es recomendable en niños menores de 18 años.

•  Los pacientes sometidos a largas terapias sistémicas con acetónido de triamcinolona pueden requerir de terapia con corticosteroides, vía oral, de soporte durante periodos de estrés (como trauma, cirugía o enfermedad severa) durante el periodo de tratamiento y posterior a un año.

•  Los corticosteroides pueden enmascarar algunos signos de infección y nuevas infecciones podrían aparecer durante su uso; asimismo pueden disminuir la resistencia e inhabilitar la localización de la infección. Si una infección ocurre durante la terapia corticosteroidea, ésta deberá ser controlada de inmediato con terapia antimicrobiana.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

Embarazo: No existen estudios adecuados sobre la reproducción humana en presencia de corticoides, el uso de este tipo de medicamentos durante el embarazo, lactancia o en mujeres con alto potencial de embarazo. Antes de suministrar el medicamento a mujeres embarazadas, lactando o que exista la sospecha de embarazo, se deben considerar los riesgos potenciales para la madre, el embrión, el feto y el lactante.

Lactancia: No existen antecedentes que indiquen que el acetoónido de triamcinolona se excrete por la leche materna. Debido a que otros corticoides se excretan por la leche materna, se debe tener precaución cuando se administra a mujeres lactando.

Uso pediátrico: La seguridad y la eficacia no han sido establecidas en niños menores de 18 años. Los corticoi­des orales han demostrado que pueden causar supresión del crecimiento en niños y adolescentes, particularmente con dosis elevadas durante periodos extensos. Los pacientes pediátricos han demostrado gran susceptibilidad a la supresión del eje HPA y síndrome de Cushing, que pacientes adultos.

Supresión del eje HPA, síndrome de Cushing e hipertensión intracraneal han sido reportados en niños bajo tratamiento con corticoides. Las manifestaciones de la supresión adrenal en niños incluyen retraso en el crecimiento, disminución en la ganancia de peso, bajo nivel de cortisol en plasma y ausencia de respuesta ante estimulación con ACTH. La manifestación de hipertensión intracraneal incluye edema en las fontanelas, cefalea y papiledema bilateral. La administración de corticoides en niños debe ser limitada a la menor cantidad posible, compatible con efecto terapéutico efectivo. La terapia crónica con corticoides puede interferir con el crecimiento y desarrollo de los niños.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Con respecto a su aplicación intradérmica, se han registrado casos raros de ceguera asociados a terapia intralesional en cara y cabeza, malestar local, abscesos estériles, hiper e hipopigmentación, atrofia cutánea y subcutánea (la cual desaparece, a menos que la enfermedad original sea por sí misma atrófica).

Adicionalmente, debido a que puede existir absorción sistémica ocasional, por medio de aplicaciones intraarticu­lares u otro tipo de administraciones locales, se pueden presentar las siguientes reacciones adversas, las cuales están asociadas con terapia corticosteroidea:

Anormalidades en fluidos y electrólitos: Retención de sodio, retención de líquidos, insuficiencia cardiaca congestiva (en pacientes susceptibles), pérdida de pota­sio, arritmia cardiaca o cambios en el ECG debido a hipocalemia, alcalosis hipocalémica e hipertensión arterial sistémica.

Musculoesquelético: Debilidad muscular, fatiga, miopatía esteroidea, pérdida de masa muscular, fracturas vertebrales de compresión, recuperación lenta de fracturas, necrosis aséptica de la cabeza humeral o femoral, fracturas patológicas de huesos largos, fractu­ras espontáneas.

Gastrointestinales: Úlcera péptica con posible perforación subsecuente y hemorragia, pancreatitis, distensión abdominal, esofagitis ulcerativa.

Dermatológicas: Reparación anormal de tejido, piel frágil y delgada (atrofia), petequias y equimosis, eritema facial, transpiración excesiva, púrpura, estrías, hirsutismo, erupciones acneiformes y lesiones tipo lupus eritematoso.

Neurológicas: Convulsiones, incremento de la presión intracraneal con papiledema (pseudotumor cerebri), vértigo, cefalea, neuritis o parestesia, agravamiento de condiciones psiquiátricas existentes.

Endocrinológicos: Irregularidades menstruales, desarrollo de síndrome de Cushing, supresión del crecimiento en niños, disminución o ausencia de la respuesta adrenocortical y pituitaria, disminución a la tolerancia de carbohidratos, manifestación de diabetes mellitus, incremento en los requerimientos de insulina o de agentes hipogliucemicos orales en diabéticos.

Oftalmológicos: Cataratas, incremento de la presión intraocular, glaucoma, exoftalmia.

Otros: Angeítis necrozante, tromboflebitis, tromboembolismo pulmonar, agravamiento o enmascaramiento de infecciones, insomnio, episodios sincópales, reacciones anafilácticas.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Mientras se encuentren bajo tratamiento con acetónido de triamcinolona suspensión inyectable, los pacientes no deben ser vacunados bajo ningún régimen de inmunización por posibles complicaciones neurológicas.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

En algunos casos se puede presentar hiperglucemia, glicosuria, balance nitrogenado negativo, debido al catabolismo proteico.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

Teratogénesis: La observación de anormalidades en fetos de animales experimentales indica el riesgo po-tencial existente en la administración del medicamento durante el primer trimestre del embarazo.

Neonatos de madres sometidas a dosis sustanciales de corticoides durante el embarazo deberán ser observados cuidadosamente en caso de signo de hipoadre­nalismo.

Como cualquier otro corticoide, el acetónido de triamci­nolona ha demostrado ser teratogénico en ratas y conejos.

Los efectos teratogénicos, incluyendo malformaciones del sistema nervioso central (SNC) y craneales, han sido observados en pequeños primates.

Se han observado efectos embriotóxicos y fetotóxicos. No existen estudios controlados en mujeres embarazadas. El uso de acetónido de triamcinolona durante el embarazo solamente debe realizarse bajo el criterio de si el benefi-
cio potencial justifica el riesgo potencial del feto.

La experiencia con corticoides, desde su introducción en la farmacología sugiere que los roedores son más propensos a la teratogenicidad que los humanos.

Adicionalmente, debido al incremento natural en la producción de glucocorticoides durante el embarazo, la ma­yoría de las mujeres requieren menor dosis de esteroides exógenos y la gran mayoría no requiere de tratamiento con corticoides durante el embarazo.

Carcinogénesis: No existe evidencia de carcinogénesis relacionada con el tratamiento.

Mutagénesis: No han sido realizados estudios de mutagénesis con acetónido de triamcinolona.

Alteraciones sobre la fertilidad: No existen evidencias de trastornos sobre la fertilidad provocadas por la administración de acetónido de triamcinolona. Sin embargo, dosis de 8.0 mg/kg, administradas vía oral de acetónido de triamcinolona, pueden causar distosia e in­cremento en los tiempos de parto, y a dosis de 5 mg/kg puede presentarse, incremento en la reabsorción fetal y en el riesgo de muerte fetal.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Recomendaciones generales: Agite el vial conteniendo la suspensión antes de usarse, hasta obtener una suspensión uniforme. Después de extraer la suspensión del vial, inyecte inmediatamente para prevenir asentamientos en la jeringa. Se deben emplear técnicas cuidadosas con la finalidad de evitar la posibilidad de penetrar vasos sanguíneos o difundir infecciones.

Se recomienda realizar, periódicamente estudios de labo­ratorio, como examen general de orina, determinación sé-
rica de glucosa así como el monitoreo de la presión sanguínea y peso corporal, telerradiografía de tórax, durante terapias prolongadas. En caso de pacientes con historia de úlcera péptica o dispepsia significativa, se recomienda el control mediante estudios endoscópicos del tracto gastrointestinal.

Dosis:

INTRALON 10 mg: Para el tratamiento de lesiones dérmicas, el acetónido de triamcinolona suspensión in-yectable 10 mg/ml se inyecta directamente en la lesión (intradérmica). La dosis inicial puede variar con respecto a la enfermedad específica a tratar, pero debe ser limitada a 1 mg por sitio de inyección, debido a que volúmenes mayores pueden producir atrofia cutánea. Se pueden aplicar inyecciones múltiples en zonas sepa­radas 1 cm o más, tomando en cuenta que mientras mayor sea el volumen empleado, mayor cantidad del corticosteroide puede ser absorbido sistémicamente. Las inyecciones intradérmicas pueden ser repetidas, si es necesario semanalmente o a intervalos de menor frecuencia.

La dosis inicial debe ser mantenida o ajustada hasta notar una respuesta satisfactoria. Si después de un tiempo razonable no se obtiene una respuesta satisfactoria, el uso de acetónido de triamcinolona suspensión inyectable 10 mg/ml debe ser descontinuado. Los requerimientos de dosis son variables y deben ser individualizados de acuerdo con la enfermedad tratada y a la respuesta del paciente. Después de obtener una respuesta favorable, se debe determinar una dosis adecuada de mantenimiento, disminuyendo la dosis inicial en pequeños decrementos en intervalos apropiados hasta llegar a la dosis mínima
que mantenga una respuesta clínica adecuada. Es necesario mantener monitoreo constante.

En el caso en que la disminución de la dosis provoque cambios en el estado clínico del paciente, con la presencia de remisiones o exacerbaciones, será necesario incrementar la dosis por más tiempo, conforme se presente la condición del paciente. La suspensión del medicamento después de un tratamiento de largo plazo, deberá realizarse de forma gradual.

INTRALON 40 mg:

Sistémica: Inyecte profundamente en el músculo glúteo para asegurar la liberación intramuscular. A menos que sea
una profunda inyección intramuscular, es probable que ocurra atrofia local.

Debido a la alta incidencia de atrofias locales cuando el material se inyecta en el área deltoidea, el sitio de in-
yección deberá corresponder al área glútea. Sólo circunstancias especiales ameritan su aplicación en el área deltoidea.

Para adultos, el área recomendada es de 3.8 cm. En pacientes obesos, el área puede ser mayor. Deben ser usados sitios alternativos para inyecciones subsecuentes.

La dosis inicial para mayores de 18 años y adultos es de 60 mg (1.5 ml). La dosis se ajusta inicialmente en el rango de 40 a 80 mg, dependiendo de la respuesta y duración del efecto. Sin embargo, algunos pacientes pueden controlarse muy bien con dosis bajas  como 20 mg o menos.

Pacientes con fiebre de heno o asma que no respondieron a la administración del polen y a otra terapia convencional pudieran obtener una recuperación perdurable durante la estación de polen después de una inyección de 40 a 100 mg (1.0 - 2.5 ml).

Local: En las siguientes formas de administración de acetónido de triamcinolona suspensión inyectable: intraar­ticular, sobre el tendón o en el ganglio en tejido de tendón y ganglio, se sugiere la administración conjunta de algún anestésico. Cuando el anestésico local es usado, las instrucciones de la caja deben ser leídas y se deben considerar todas las precauciones indicadas. Con el objetivo de evitar una excesiva dilución del esteroide dentro de la cavidad sinovial, se recomienda extraer cierta cantidad de éste antes de administrar el acetónido de triamcinolona. La técnica usual de inyección debe ser como sigue:

Para tratamiento de ganglio, acetónido de triamcinolona suspensión se inyecta directamente en la cavidad quística. En el caso de tendinitis, tenosinovitis, se debe asegurar que la inyección es en el tendón. Cuando se trata de peri­tendinitis, codo de tenista, hombro congelado, nódulos reumatoides, fibrositis, tensión de ligamen­tos colaterales y torcedura de rodilla, pueden tratarse mediante la infiltración de acetónido de triamcinolona suspensión inyectable en el área  afectada.

La dosis es independiente  de la severidad de los síntomas y del tamaño de la articulación u otra área lo­calizada a ser
tratada. Para adultos, dosis de 10 mg (0.25 ml) para áreas pequeñas y de 40 mg (1 ml) en áreas más grandes, casi siempre han sido suficientes para aliviar los síntomas. Una sola inyección en distintas articulaciones para múl­tiples sitios involucrados con un total de 80 mg (2 ml) ha procedido sin reacciones adversas.

Una inyección local de acetónido de triamcinolona frecuentemente es suficiente, pero diferentes aplicacio-
nes pueden ser necesarias para un adecuado alivio de los síntomas.

La duración del efecto es variable. Para algunos pacientes, la disminución del dolor es permanente posterior a 1 o 2 inyecciones, para otros subsecuentes periodos terapéuticos pueden requerirse después de periodos de alivio que abarcan algunos meses. La duración temporal de alivio en ocasiones se prolonga considerablemente después de subsecuentes inyecciones.

Administración: Intradérmica (intralesional), intraar­ticular e intramuscular.


MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

La ingesta accidental o sobredosificación de acetónido de triamci­nolona, puede desencadenar la presencia de las reacciones adversas descritas anteriormente.


PRESENTACIONES

•  Acetónido de triamcinolona suspensión inyectable de 10 mg/ml está disponible en frasco ámpula con 5 ml.

•  Acetónido de triamcinolona suspensión inyectable de 40 mg/ml está disponible en frasco ámpula con 1 ml y vial con 5 ml, cada con uno.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Protéjase de la luz. Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Literatura exclusiva para médicos. No se deje
al alcance de los niños. Su venta requiere
receta médica. Este medicamento sólo deberá
administrarse por el médico especialista.

Hecho en Canadá por:

Sabex 2002 Inc.

Acondicionado y distribuido en México por:

LABORATORIOS DERMATOLÓGICOS DARIER
S. A. de C. V.

Reg. Núm. 397M2004, SSA IV

GEAR-07330022770001/RM2007



Tu Nombre:
Tu Email:
El Email de tu amigo:
Mensaje:
 

Las direcciones de correo que pongas aquí no se guardan en ningún lado y no llevan spam ni publicidad.



Contacto: Webmaster
Visite: www.FamGuerra.com
Visite: Calculadora Smartpoints Weight Watchers
Changing LINKS