Diccionario de Especialidades Farmacéuticas.

Definición de Medicinas, Substancias Activas, Presentación e Indicaciones


NATRILIX SR


En esta página se pueden buscar definiciones de medicamentos, substancias activas, presentaciones, forma farmacéutica y formulación, indicaciones, contraindicaciones, dosis y vía de administración de casi todas las medicinas en venta.

Si desea buscar en el nombre de la medicina, hay que palomear la opción MEDICAMENTO, si quiere también buscar en la SUBSTANCIA ACTIVA o en las INDICACIONES, entonces palomear las opciones deseadas.

Por Ejemplo:

Para buscar los medicamentos INDICADOS para el resfriado o embarazo, se palomea la opción INDICACIONES y se pone en el campo de busqueda la palabra "resfriado" o "embarazo".

Para buscar los medicamentos que tengan como SUBSTANCIA ACTIVA Ibuprofeno o Piroxicam se palomea la opción SUBSTANCIA y se pone en el campo de busqueda la palabra deseada.

No usar acentos.


A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  
Tip: Si se hace doble-click sobre una palabra, esta automáticamente se copia al campo de búsqueda.


LABORATORIOS SERVIER MÉXICO, S.A DE C.V.
 
Paseo de las Palmas Núm. 830-PH, Col. Lomas de Chapultepec, 11000 México D.F.
Tel.: 5202-3359
Fax: 5202-4136



NATRILIX SR 

Comprimidos recubiertos de liberación prolongada

INDAPAMIDA

DESCRIPCION:
NATRILIX SR. Antihipertensivo. Comprimidos recubiertos de liberacion prolongada. SERVIER


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN
Cada COMPRIMIDO contiene:

Indapamida.......................... 1.5 mg

Excipiente, c.b.p. 1 comprimido.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS
Este medicamento es un antihipertensor que pertenece a la familia de los diuréticos. Este medicamento es empleado en el tratamiento de la hipertensión arterial esencial.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
NATRI­LIX SR se presenta en una forma galénica de liberación prolongada gracias a un sistema matricial con dispersión del principio activo en el seno de un soporte que permite una liberación lenta de la indapamida.

Absorción: La fracción liberada de indapamida se absorbe de manera rápida y total en el tracto digestivo. La ingestión de alimentos aumenta ligeramente la velocidad de absorción, pero no influye en la cantidad de producto absorbido. El pico sanguíneo tras administración única se alcanza 12 horas después de la toma aproximadamente, y la repetición de las tomas permite limitar las variaciones de las concentraciones sanguíneas entre dos tomas. Existe una variabilidad intrain­dividual.

Distribución: La unión a las proteínas plasmáticas es del 79%. La vida media de eliminación está comprendida entre 14 y 24 horas (18 horas como promedio). El estado de equilibrio se alcanza a los 7 días. La administración repetida no provoca acumulación.

Metabolismo: La eliminación es esencialmente urinaria (70% de la dosis) y fecal (22%) en forma de metabolitos inactivos.

Farmacodinamia: La indapamida es un derivado sulfamídico con un núcleo indol, relacionado con los diuréticos tiazídicos desde el punto de vista farmacoló­gico, porque actúa inhibiendo la reabsorción de sodio en el segmento cortical de dilución. Aumenta la excreción urinaria de sodio y cloruros y, en menor grado, la excreción de potasio y de magnesio, aumentando así la diuresis y ejerciendo una acción antihipertensiva. Los estudios de fase II y III han demostrado, en monoterapia, un efecto antihipertensivo que se prolonga durante 24 horas. Éste aparece a dosis con la que las propiedades diuréticas se manifiestan muy débilmente. Su actividad antihiper­tensiva está relacionada con una mejora de la compliancia arterial y una disminución de las resistencias periféricas totales y arteriolares. La indapamida reduce la hipertrofia ventricular izquierda. A partir de cierta dosis se produce una meseta en el efecto antihipertensivo de los diuréticos tiazídicos y sustancias relacionadas, mientras que los efectos indeseables siguen aumentando: en caso de ineficacia del tratamiento, no se deben aumentar las dosis. Además, se ha demostrado a corto, a medio y a largo plazo en pacientes hipertensos que la indapamida respeta el me­tabolismo lipídico-triglicéridos, colesterol-LDL y colesterol-HDL; respeta el metabolismo glucídico incluso en los pacientes hipertensos diabéticos.


CONTRAINDICACIONES
Este medicamento no se debe usar en los casos siguientes: Hipersensibilidad a las sulfamidas, insuficiencia renal severa, encefalopatía hepática o insuficiencia hepática severa; hipocaliemia, accidentes vasculares cerebrales recientes. En todos los casos, es necesario realizar controles de la caliemia más frecuente. El primer control del potasio plasmático debe efectuarse durante la primera semana de tratamiento. La constatación de una hipocaliemia hace necesaria la corrección de la misma.

Calcemia: Los diuréticos tiazídicos y sustancias re­lacionadas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio y ocasionar un aumento ligero y transitorio de la calcemia. Una hipercalcemia franca puede estar relacio­nada con un hiperparatiroidismo desconocido. Antes de explorar la función paratiroidea debe interrumpirse el tratamiento.

Glucemia: En los pacientes diabéticos es importante con­trolar la glucemia, sobre todo en presencia de hipoca­liemia.

Ácido úrico: En los pacientes con hiperuricemia, la tendencia a las crisis de gota puede verse aumentada.

Función renal y diuréticos: Los diuréticos tiazídicos y sustancias relacionadas sólo son totalmente eficaces cuando la función renal es normal o está poco alterada (creatininemia inferior a valores del orden de 25 mg/l, es decir, 220 mmol/l en los adultos). En los sujetos de edad avanzada, el valor de la creatininemia debe ajustarse en función de la edad, del peso y del sexo del paciente. La hipovolemia secundaria a la pérdida de sodio y agua inducida por el diurético al inicio del tratamiento conlleva una disminución de la filtración glomerular.

El resultado puede ser un aumento de la urea en sangre y de la crea­tininemia. Esta insuficiencia renal funcional transitoria no tiene repercusiones en los sujetos con función renal normal, pero puede agravar una insufi­ciencia renal preexistente.


PRECAUCIONES GENERALES
En caso de afección he­pá­tica, los diuréticos tiazídicos y sustancias relacionadas pueden inducir una encefalopatía hepática. En ese caso, la administración del diurético debe ser interrumpi­da inmediatamente.

Equilibrio hidroelectrolítico:

Natremia: Debe ser controlada antes de iniciar el tratamiento y luego a intervalos regulares.

Cualquier tratamiento diurético puede provocar una hiponatremia cuyas consecuencias pueden ser graves. Dado que la disminución de la natremia puede ser inicialmente asintomática, es indispensable realizar un control regular y debe ser todavía más frecuente en las poblaciones de riesgo representadas por los sujetos de edad avanzada y los sujetos con cirrosis hepática.

Caliemia: La depleción de potasio con hipocaliemia constituye el mayor riesgo de los diuréticos tiazídicos y sustan­cias relacionadas. El riesgo de aparición de hipocaliemia (< 3.4 mmol/l) debe prevenirse en determinadas pobla­ciones de riesgo representadas por los sujetos de edad avanza­da y/o desnutridos y/o polimedicados, los ­pacientes con cirrosis hepática con edemas y ascitis, los pacientes con cardiopatía isquémica y los pacientes con insuficiencia cardiaca. En estos casos, la hipocalie­mia aumenta la toxicidad cardiaca de los digitálicos y el riesgo de trastornos del ritmo. Los sujetos que presentan un espacio QT largo, ya sea congénito o iatrogénico, son igualmente sujetos de riesgo. La hipocaliemia, así como la bradicardia, actúa como factor favorecedor de la aparición de trastornos del ritmo severos, especialmente de Torsades de pointes potencialmente fatales.

Calcemia: Los diuréticos tiazídicos y sustancias relacionadas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio y ocasionar un aumento ligero y transitorio de la calcemia. Una hipercalcemia franca puede estar relacionada con un hiperparatiroidismo desconocido. Antes de explorar la función paratiroidea debe interrumpirse el tratamiento.

Glucemia: En los pacientes diabéticos es importante controlar la glucemia, sobre todo en presencia de hipo­caliemia.

Ácido úrico: En los pacientes con hiperuricemia a las crisis de gota puede verse aumentada.

Función renal y diuréticos: Los diuréticos tiazídicos y sustancias relacionadas sólo son totalmente eficaces ­cuando la función renal es normal o está poco alterada (creatinine­mia inferior a valores del orden de 25 mg/l, es decir, 220 mmol/l en los adultos). En los sujetos de edad avanzada, el valor de la creatininemia debe ajustarse en función de la edad, del peso y del sexo del paciente. La hipovolemia secundaria a la pérdida de sodio y agua inducida por el diurético al inicio del tratamiento conlleva una disminución de la filtración glomerular.

El resultado puede ser un aumento de la urea en sangre y de la creatininemia. Esta insuficiencia renal funcional transitoria no tiene repercusiones en los sujetos con función renal ­normal, pero puede agravar una insuficiencia renal preexistente.

Otros hipocaliemiantes: Anfotericina B (vía I.V.), glucocorticoides y mineralocorticoides (vía general), tetraco­sac­tida, laxantes estimulantes; aumento del riesgo de hipocaliemia (efecto aditivo). Vigilancia de la calie­mia y, en caso necesario, corrección; debe tenerse especialmente en cuenta en caso de terapia digitálica. Utilizar laxantes no estimulantes.

Baclofeno: Aumento del efecto antihipertensivo. Hidratar al paciente, vigilar la función renal al inicio del tratamiento.

Digitálicos: La hipocaliemia favorece los efectos tóxicos de los digitálicos. Vigilar la caliemia y el EGG y, en caso necesario, reconsiderar el tratamiento.

Asociaciones que deben tenerse en cuenta:

Diuréticos hipercaliemiantes (amilorida, espiro­no­­lac­tona, triamtereno): La asociación racional, útil en algunos pacientes, no excluye la aparición de hipoca­liemia o, sobre todo en pacientes con insuficiencia renal y en diabéticos, hipercaliemia.

Vigilar la caliemia y eventualmente el EGG y, en caso necesario, reconsiderar el ­tratamiento.

Inhibidores de la enzima de conversión (IECA): Riesgo de hipotensión arterial brusca y/o de insuficiencia renal aguda al instaurar el tratamiento con un inhibidor de la enzima de conversión en caso de deple­ción de sodio preexistente (especialmente en sujetos con estenosis de la arteria renal). En la hiperten­sión arterial, cuando un tratamiento diurético previo puede haber ocasionado una depleción sódica, es necesario: o bien interrumpir el diurético 3 días antes del inicio del tratamiento con el IECA y reintroducir un diurético hipocaliemiante en caso necesario, o bien administrar dosis iniciales bajas del IECA y seguir una progresión lenta.

Deportistas: Se advierte a los deportistas que esta especialidad contiene un principio activo que puede inducir una reacción positiva en las pruebas practicadas para el control antidopaje.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
Embarazo: Los resultados de los estudios realizados en los animales no han evidenciado efecto teratógeno. En au­sencia de datos en el hombre estos resultados experimentales no permiten anticipar un efecto malformativo en la especie humana.

Por otra parte en la mujer embarazada, la adminis­tración de diuréticos debe evitarse en la mujer embarazada y nunca debe utilizarse en el tratamiento de edemas y retenciones hidrosódicas gravídicas, ni en la hipertensión arterial gravídica, porque puede ocasionar una isquemia feto-placentaria con riesgo de hipotrofia fetal.

Lactancia: En ausencia de información sobre si el fármaco pasó a la leche materna, no se recomienda la lactancia durante la duración del tratamiento.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
Como cualquier otro activo, este medicamento puede en ciertas personas ocasionar efectos más o menos molestos, sensación de cansancio (astenia); se han señalado algunas manifestaciones de tipo alérgico sensación de vértigo. Los efectos indeseables biológicos son en su mayoría dosis­-de­pen­dientes. Los diuréticos relacionados con los tiazídi­cos, incluida la indapamida, pueden ocasionar:

Desde el punto de vista biológico. Una depleción de potasio con hipocaliemia, especialmente grave en determi­nadas poblaciones de riesgo (véase Precau­ciones generales). En los ensayos clínicos realizados con la indapamida a la dosis de 1.5 mg se ha observado en algunos casos una disminución de la caliemia al ca­bo de 4 a 6 semanas de tratamiento, que afecta aproximadamente a un 10% de los pacientes para una caliemia > 3.4 mmol/l, y un 4% de los pacientes para una caliemia < 3.2 mmol/l. Tras 12 semanas de tratamiento, la disminución media de la ca­liemia es de 0.23 mmol/l. Una hiponatremia con hipovo­lemia, que dará lugar a una deshidratación y a hipotensión ortostática.

La pérdida concomitante de iones cloro puede ocasionar secundariamente una alcalosis metabólica compensadora: La incidencia y la amplitud de este efecto son escasas.

Una elevación de la uricemia y de la glucemia durante el tratamiento: El empleo de estos diuréticos debe discutirse seriamente en los sujetos con gota y en los diabéticos.

Trastornos hematológicos, mucho más raros: Leuco­pe­nia, agranulocitosis, aplasia medular, anemia hemolí­tica. Excepcionalmente hipercalcemia.

Desde el punto de vista clínico: En caso de insuficien­cia hepática, posibilidad de aparición de encefalopatía hepática. Reacciones de hipersensibilidad, esencialmente derma­tológicas, en sujetos predispuestos a las manifestaciones alérgicas y asmáticas.

Erupciones maculopapulosas, púrpura, posibilidad de agravación de un lupus eritematoso agudo diseminado preexistente. Náuseas, estreñimiento, sequedad de boca, vértigos, astenia, parestesias, cefaleas; son raramente observados y suelen ceder al disminuir la posología. Excepcionalmente pancreatitis.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
Ácido tienílico: Insuficiencia renal aguda (precipitación de uratos intratubulares, ligada al efecto uricosúrico del ácido tienílico y al estado de deshidratación debido a otros diuréticos)

Litio: Aumento de la litemia con signos de sobredosifi­cación, como en una dieta sin sodio (disminución de la excreción urinaria de litio). No obstante, si la utili­za­ción de diuréticos es necesaria se debe efectuar una vi­-gilancia estricta de la litemia y una adaptación de la posología.

Fármacos no antiarrítmicos que producen Torsa­des de pointes (astemizol, bepridil, eritromicina I.V., halofantrina, pentamidina, sultoprida, terfe­na­­dina, vincamina): Torsa­des de pointes (la hipocalie­mia es un factor favorecedor, así como la bradicardia y un espacio AQ largo preexistente). Se deben utilizar sustancias que no ocasionen Torsades de pointes en caso de hipocaliemia.

Asociaciones que necesitan precauciones de ­empleo:

AINE (vía general), salicilatos a dosis altas: Disminución posible del efecto antihipertensivo de la indapami­da. Insuficiencia renal aguda en los pacientes deshidrata­dos (disminución de la filtración glomerular). Se debe hidratar y vigilar la función renal al inicio del ­tratamiento.

Otros hipocalemiantes: Anfotericina B (vía I.V.), glucocorticoides y mineralocorticoides (vía general), tetracosactida, laxantes estimulantes; aumento del riesgo de hipocaliemia (efecto aditivo).

Vigilancia de la caliemia y, en caso necesario, corrección; debe tenerse especialmente en cuenta en caso de terapia digitálica. Utilizar laxantes no estimulantes.

Baclofeno: Aumento del efecto antihiperten­sivo. Hidratar al paciente, vigilar la función renal al inicio del tratamiento.

Digitálicos: La hipocaliemia favorece los efectos tóxicos de los digitálicos. Vigilar la caliemia y el ECG y, en caso necesario, reconsiderar el tratamiento.

Asociaciones que deben tomarse en cuenta:

Diuréticos hipercalemiantes (amilorida, espiro­no­­lac­tona, triamtere­no): La asociación racional, útil en algu­nos pacientes, no excluye la aparición de hipoca­liemia, o sobre todo en pacientes con insuficiencia renal y en diabéticos,­ hipercaliemia. Vigilar la caliemia y eventualmente el ECG y, en caso necesario, reconsiderar el tratamiento.

Inhibidores de la enzima de conversión (IECA): Riesgo de hipotensión arterial brusca y/o insuficiencia renal aguda al instaurar el tratamiento con un inhibidor de la enzima de conversión en caso de depleción de sodio preexistente (especialmente en sujetos con estenosis de la arterial renal).

En la hipertensión arterial, cuando un tratamiento diurético previo puede haber ocasionado una depleción sódica, es necesario, o bien interrumpir el diurético 3 días antes del inicio del tratamiento con IECA y reintroducir un diurético hipocaliemiante en caso necesario, o bien administrar dosis iniciales bajas de IECA y seguir una progresión lenta.

En la insuficiencia cardiaca congestiva se debe empezar con una dosis muy baja de IECA, eventualmente tras la reducción de la dosis del diurético hipocaliemiante asociado. En todos los casos debe vigilarse la función renal (determinación de la creatininemia) durante las primeras semanas del tratamiento con IECA.

Fármacos antiarrítmicos que producen Torsades de pointes: Antiarrítmicos del grupo la (quinina, hidro­qui­nidina, disopiramida), amiodarona, bretilio, sotalol: Torsades de pointes (la hipocaliemia es un factor favorecedor, así como la bradicardia y un espacio QT largo preexis­tente). Prevención de la hipocaliemia y, en caso necesario, corrección de la misma, vigilancia del espacio QT. En caso de Torsades de pointes no se debe administrar el antiarrítmico (estimulación electro­sistólica).

Metformina: Acidosis láctica debida a la metformina desencadenada por una eventual insuficiencia renal funcional ligada a los diuréticos y, más especialmente, a los­ diuréticos del asa. No se debe emplear metformina cuando la creatininemia sobrepasa 15 mg/l (135 micro­moles/litro) en el hombre y 12 mg/l (110 micromoles/litro) en la mujer. Productos de contraste iodados: en el caso de deshidratación provocada por los diuréticos, riesgo aumentado de insuficiencia renal aguda, particu­larmente durante la utilización de dosis importantes de productos de contraste yodados. Rehidratación antes de administración del producto yodado.

Antidepresivos imipramínicos (tricíclicos), neurolépticos; aumento del efecto antihipertensivo y del riesgo de hipotensión ortostática (efecto aditivo).

Calcio (sales de): Riesgo de hipercalcemia por disminución de la eliminación urinaria del calcio.

Ciclosporina: Riesgo de aumento de la creatininemia sin modificación de la tasa de ciclosporina circulante, incluso en ausencia de depleción hidrosódica.

Corticoides, tetracosactida (vía general): Disminución del efecto antihipertensivo (retención hidrosódica de los corticoides).


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO
Puede inducir una reacción posi­ti- va en las pruebas practicadas para el control anti­­do­paje.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
Los estudios llevados a cabo en animales de laboratorio no revelan que este producto tenga efectos de carcinogénesis, terato­génesis, mutagénesis y sobre la fertilidad.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Oral, sólo un comprimido al día.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
La indapa­mida no ha dado muestras de toxicidad administrada a dosis de hasta 40 mg, lo cual representa una dosis 27 veces superior a la dosis terapéutica.

Los signos de intoxicación aguda se manifiestan sobre todo mediante alteraciones hidroelectrolíticas (hipona­tremia, hipocaliemia).

Clínicamente existe la posibilidad de náuseas, vómitos, hipotensión arterial, calambres, vértigos, somnolencia, estados confusionales, poliuria u oliguria que puede llegar a la anuria (por hipovolemia).

Las primeras medidas consisten en eliminar rápidamente el o los productos ingeridos, mediante lavado gástrico y/o admi­nis­tración de carbón activado, y a continuación restaurar el equilibrio hidroelectrolítico en un centro especializado hasta conseguir la normalización.

Generalmente no hay riesgo de sobredosificación; cuando ésta llegara a existir por accidente o por error puede presentarse hipotensión y colapso circulatorio en casos graves. Administrar solución salina u otros líquidos parenterales para recuperar la presión arterial normal.


PRESENTACIÓN
Caja con 30 comprimidos de 1.5 mg.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO
Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30ºC y en lugar seco.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN
No se deje al alcance de los niños.
Literatura exclusiva para médicos.
Su venta requiere receta médica.

LABORATORIOS SERVIER MÉXICO, S. A. de C. V.

Hecho en Francia por:

Les Laboratoires Servier Industrie

Distribuido por:

Beckman Laboratories de México, S. A. de C. V.

Reg. Núm. 133M2003, S. S. A. IV

CEAR-112279/R2003



Tu Nombre:
Tu Email:
El Email de tu amigo:
Mensaje:
 

Las direcciones de correo que pongas aquí no se guardan en ningún lado y no llevan spam ni publicidad.



Contacto: Webmaster
Visite: www.FamGuerra.com
Visite: Calculadora Smartpoints Weight Watchers
Changing LINKS