Diccionario de Especialidades Farmacéuticas.

Definición de Medicinas, Substancias Activas, Presentación e Indicaciones


DOBUTREX


En esta página se pueden buscar definiciones de medicamentos, substancias activas, presentaciones, forma farmacéutica y formulación, indicaciones, contraindicaciones, dosis y vía de administración de casi todas las medicinas en venta.

Si desea buscar en el nombre de la medicina, hay que palomear la opción MEDICAMENTO, si quiere también buscar en la SUBSTANCIA ACTIVA o en las INDICACIONES, entonces palomear las opciones deseadas.

Por Ejemplo:

Para buscar los medicamentos INDICADOS para el resfriado o embarazo, se palomea la opción INDICACIONES y se pone en el campo de busqueda la palabra "resfriado" o "embarazo".

Para buscar los medicamentos que tengan como SUBSTANCIA ACTIVA Ibuprofeno o Piroxicam se palomea la opción SUBSTANCIA y se pone en el campo de busqueda la palabra deseada.

No usar acentos.


A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  
Tip: Si se hace doble-click sobre una palabra, esta automáticamente se copia al campo de búsqueda.


SANDOZ, S.A. DE C.V.
 
Augusto Rodín Núm. 128, Col. San Juan Mixcoac, Delegación Benito Juárez, 09708, México D.F.
Tel.: 5482-3400



DOBUTREX 

Solución inyectable

DOBUTAMINA

DESCRIPCION:
DOBUTREX. Tratamiento de la insuficiencia cardiaca. Solucion inyectable. SANDOZ, S.A. DE C.V.


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada frasco ámpula contiene:

Clorhidrato de dobutamina
equivalente a        250 mg
de dobutamina

Vehículo, c.b.p. 20 ml.


INDICACIONES TERAPÉUTICAS

La dobutamina es un agente inotrópico de acción directa cuya actividad primaria resulta de la estimulación de los receptores ß del corazón.

El clorhidrato de dobutamina está indicado cuando se necesita sostén inotrópico para el tratamiento de pacientes con estados de hipoperfusión en los cuales el gasto cardiaco no es suficiente para satisfacer las demandas circulatorias. El clorhidrato de dobutamina también está indicado cuando se requiere sostén inotrópico para el tratamiento de pacientes en quienes la presión de llenado ventricular, anormalmente alta, presenta el riesgo de congestión y edema pulmonar.

Los procesos que pueden precipitar estas situaciones incluyen los siguientes estados de hipoperfusión:

De origen cardiaco: insuficiencia cardiaca aguda, infarto agudo del miocardio, choque cardiogénico, consecutiva a cirugía cardiaca, depresión de la contractilidad cardiaca, como la que se presenta en el bloqueo farmacológico excesivo de los receptores beta-adrenérgicos. Insuficiencia cardia­ca crónica: descompensación aguda de la insu­ficiencia cardiaca congestiva crónica, sostén inotrópico temporal en la insuficiencia cardiaca congestiva crónica avanzada, como coadyuvante del tratamiento con medicamentos inotrópicos orales convencionales, vasodilata­dores sistémicos y diuréticos.

De origen no cardiaco: estados de hipoperfusión aguda, secundarios a traumatismos, cirugía, sepsis o hipovolemia cuando la presión arterial media es mayor de 70 mmHg y la presión arterial pulmonar oclusiva es de 18 mmHg o mayor, con respuesta inadecuada a la repleción de volumen y presión de llenado ventricular elevada. Gasto cardiaco bajo: secundario a ventilación mécanica con presión positiva posrespiratoria.

El clorhidrato de dobutamina puede usarse como sustituto del ejercicio físico en las pruebas de estrés (esfuerzo) para el diagnóstico de insuficiencia coronaria. Cuando se use clorhidrato de dobutamina con este propósito, así como cuando se emplea ejercicio físico para las pruebas de estrés, los pacientes deben ser informados acerca de los posibles riesgos que presentan las pruebas. Además, los pacientes deben ser sometidos a la misma estrecha vigi­lancia que es obligatoria en las pruebas estándar de tolerancia al ejercicio físico, incluso registro electrocardiográ­fico continuo.


FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Farmacodinamia: La dobutamina es una catecolamina sintética. El clorhidrato de dobutamina es un medicamento inotrópico de acción directa cuya actividad principal es la estimulación de los receptores adrénergicos cardiacos; los efectos cronotrópicos, hipertensivos, arritmogénicos y vasodilatadores que produce son comparativamente leves. En contraste con la dopamina, no produce liberación de norepinefrina y su acción no depende de las reservas
de norepinefrina en el corazón. En los estudios efectuados en animales, el clorhidrato de dobutamina produce menos taquicardia y menos disminución de la resistencia vascular periférica que el isoproterenol a dosis con efectos inotrópico equivalente. En humanos, el clorhidrato de dobutamina aumenta el volumen latido y el gasto cardiaco, y disminuye la presión de llenado ventricular y las resistencias vascu­lares pulmonar y sistémica. La curva de función ventricular se desvía hacia arriba y hacia la izquierda, reflejando mayor contractilidad del miocardio. La frecuen­cia cardiaca no aumenta de manera significativa cuando se administra la dosis usual de clorhidrato de dobutamina; sin embargo, dosis altas (generalmente mayores de 10 mcg/kg/minuto) pueden producir taquicardia significativa.

La administración de clorhidrato de dobutamina por lo general no cambia significativamente la presión arterial, porque el efecto de aumentar el gasto cardiaco es contrarrestado por la disminución concomitante en la resistencia vascular periférica. Se han recibido informes tanto de incrementos como de decrementos en la presión arterial. Los pacientes con hipertensión arterial preexistente, incluso aquellos con presión arterial normal en el momento de administrar clorhidrato de dobuta­mina, parecen ser más susceptibles de desarrollar hipertensión. En animales, se ha demostrado que el clorhidrato de dobutamina disminuye la vasocons­tricción hipóxica pulmonar. Esto puede ocasionar mayor perfusión de áreas pobremente ventiladas, lo cual puede disminuir la saturación de oxígeno arterial en algunos pacientes, aunque en menor grado que con la dopamina o el isoproterenol. Debido al mayor gas­to cardiaco en tales pacientes, por lo general el clorhidrato de dobutamina aumenta el transporte de oxígeno.

El clorhidrato de dobutamina ha demostrado prevenir o revertir parcialmente la disminución en el gasto cardiaco que ocurre en pacientes durante la ­ventilación mecánica con presión positiva posrespiratoria. El clorhidrato de dobutamina no actúa en los receptores de dopamina; por consiguiente, no dilata en forma selectiva los vasos renales o esplénicos. El clorhidrato de dobutamina puede mejorar el flujo sanguíneo renal, la velocidad de filtración glomerular, el flujo urinario y la excreción de sodio mediante aumentos en el gasto cardiaco y vasodilatación no selectiva. El clorhidrato de dobuta­mina también ejerce efecto inotrópico en niños, pero la respuesta hemodinámica es algo diferente de la obtenida en adultos. Aunque el gasto cardiaco aumenta en los niños, hay una tendencia a que la resistencia vascular sistémica y la presión de llenado ventricular disminuyan en los adultos. La presión arterial pulmonar oclusiva puede aumentar durante la administración de clorhidrato de dobutamina a niños de 12 meses de edad o menores.

En los estudios electro­fisiológicos en humanos y en pacientes con fibrilación auricular se ha observado fa-
cilitación de la conducción auriculoventricular durante la administración de clorhidrato de dobutamina. Al igual que todos los medicamentos inotrópicos, el clorhidrato de dobutamina aumenta el consumo de oxígeno por el miocardio. Asimismo, el clorhidrato de dobutamina aumenta la circu­lación coronaria y suministro de oxígeno al miocardio. Los cambios en la demanda de oxígeno dependen de varios factores, incluso los siguientes: cambios en el diámetro ventricular, el cual, a su vez, determina el nivel de tensión parietal requerido para generar presión intraventricular durante la sístole; cambios en la poscarga, generalmente en proporción con cambios en la presión sanguínea sistólica y cambios en la frecuencia cardiaca. Cuando la administración de un medicamento inotrópico a pacientes con corazón dilatado insuficiente disminuye el diámetro ventricular, la demanda de oxígeno puede aumentar un poco o nada siempre y cuando la poscarga y la frecuencia cardiaca no aumenten significativamente.

En general, el clorhidrato de dobutamina no ocasiona desequilibrio entre consumo y suministro de oxígeno en animales ni en humanos con cardiopatía. Los incrementos en el suministro de oxígeno a menudo han excedido el aumento en el consumo de oxígeno durante la administración de clorhidrato de dobutamina, de modo que la saturación de oxígeno de la sangre del seno coronario aumenta. La extracción arteriovenosa de ácido láctico, empleada como indicador de metabolismo aerobio, por lo general se mantiene durante la administración de clorhidrato de dobutamina. En algunos casos la extracción de lactato por el miocardio ha disminuido. En unos cuantos pacientes se ha observado producción neta de lactato, especialmente en relación con aumentos excesivos de frecuencia cardiaca y/o presión arterial durante la administración de clorhidrato de dobutamina, o cuando el clorhidrato de dobutamina se administró a pacientes que no tenían disfunción ventricular previamente.

En los pacientes con angina de pecho que no presentan insuficiencia cardiaca, la administración de clorhidrato de dobutamina ha simulado los efectos de ejercicio físico, aumentando la demanda de oxígeno por el miocardio en exceso del suministro de oxígeno coronario, produciendo de esta manera signos clínicos reversibles de isquemia del miocardio. Dichos signos han incluido dolor anginoso, depresión del segmento ST, defectos de perfusión en estudios de centelleo con talio y nuevos defectos de movimiento de la pared ventricular. El tamaño del infarto del miocardio y la incidencia y gravedad de las arritmias ventriculares no aumentaron en pacientes con infarto agudo del miocardio tratados con clorhidrato de dobutamina durante 24 horas, en compa­ración con pacientes similares que no recibieron clorhidrato de dobutamina. En animales, la adminis­tración de clorhidrato de dobutamina poco después de la ligadura de las arterias coronarias redujo el tamaño del infarto, cuando se comparó con grupos testigos que habían recibido solución salina o dopamina. En otros animales con infarto experimental que recibieron clorhidrato de dobutamina a dosis que aumentaron tanto la frecuencia cardiaca como la contractilidad del miocardio, se observaron signos electrocardiográficos de isquemia aumentada.

Los estudios efectuados recientemente en animales sugieren que el deterioro funcional y el posible agrandamiento de las lesiones miocárdicas experimentales durante la administración de medicamentos inotrópicos, incluso el clorhidrato de dobutamina, están más relacionados con su efecto cronotrópico que con el efecto inotrópico positivo. Cuando se administró clorhidrato de dobutamina a dosis que produjeron un efecto inotrópico significativo con aumento mínimo en la frecuencia cardiaca, no se observó evidencia alguna de aumento en la lesión del miocardio. La administración de clorhidrato de dobutamina por menos de 1 hora en pacientes con insuficiencia cardiaca con­gestiva aumenta el gasto cardiaco y disminuye la presión arterial pulmonar oclusiva; sin embargo, la mejoría hemodinámica no se acompaña de aumento en la tolerancia al ejercicio. Por el contrario, la administración más prolongada (hasta 72 horas) o administraciones que se repiten a intervalos regulares en el curso de varias semanas o meses, sí aumentan la tolerancia al ejercicio y mejoran el estado clínico. Esto es cierto a pesar de que la función ventricu­lar en reposo no siempre aumenta.

El mecanismo de la mejoría persistente en la función ventricular después de la administración de clorhidrato de dobutamina por venoclisis prolongadas o intermitentes no se ha aclarado. No obstante, en estudios efectuados en humanos a quienes se administró clorhidrato de dobutamina por periodos largos, se ha informado de alteraciones bioquímicas y estructurales en las mito­condrias, que sugieren una explicación biológica de la mejoría persistente. El clorhidrato de dobutamina se ha empleado en combinación con dopamina. En general, dicha combinación no aumenta el gasto cardiaco más que dosis equivalentes de clorhidrato de dobutamina administrado solo. Sin embargo, la combinación de clorhidrato de dobutamina y dopamina aumenta la presión arterial sistémica (lo cual sería benéfico para los pacien­tes hipotensos), aumenta el flujo sanguíneo renal, la diu­resis y la excreción de sodio y previene el aumento en la presión de llenado ventricular que tiende a ocurrir con la dopamina administrada por sí sola, con lo cual se redu­ce el riesgo de congestión pulmonar y edema, especialmente en pacientes con compromiso de la función ventricular izquierda.

El clorhidrato de dobutamina también ha sido usado en combinación con otros vasodilatadores, como la nitroglicerina y el nitroprusiato, especialmente en pacientes con isquemia cardiaca. Dicha combinación potencia el incremento en el gasto cardiaco y el decremento en la resistencia vascular sistémica y en la presión de llenado ven­tricu­lar observados con cualquiera de los dos medicamentos administrados por separado. La administración concomitante de clorhidrato de dobutamina y un vasodilatador no altera el producto de la frecuencia cardiaca por presión arterial o lo hace en forma mínima. El clorhidrato de dobutamina es un agonista beta-adrenérgico. Por consiguiente, sus efectos pueden ser contrarrestados por antagonistas de los receptores beta-adrenérgicos. Durante el tratamiento con antagonistas beta, las dosis bajas de clorhidrato de dobutamina pueden producir diferentes grados de actividad alfa-adrenérgica, como vasoconstricción. Como la interacción del clorhidrato de dobutamina y de los antagonistas con los receptores beta es reversible, estas dos clases de medicamentos compiten entre sí. De modo que dosis mayores de clorhidrato de dobutamina contrarrestan en forma progresiva el efecto de antagonistas de los receptores betaadrenérgicos.

Farmacocinética: La acción de clorhidrato de dobutamina se inicia dentro de los primeros 2 minutos de su ad­ministración, pero pueden requerirse hasta 10 minutos para lograr concentraciones plasmáticas de equilibrio y efectos máximos con venoclisis administradas a cualquier velocidad. Las concentraciones plasmáticas de equilibrio están relacionadas linealmente con la velocidad de la venoclisis. Cuando la venoclisis se administra a una velocidad de 5 mcg/kg/min, la concentración plasmática es aproximadamente de 10 ng/ml en promedio en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva. La depuración plasmática de clorhidrato de dobutamina en humanos es de 2.4 l/min/m2, el volumen de distribución es alrede­dor de 20% del peso somático y el tiempo medio de eliminación plasmática es menos de tres minutos. Las vías principales de disposición incluyen la metilación seguida de conjugación. Los metabolitos son eliminados por orina y bilis. En la orina humana, los productos principales de excreción incluyen conjugados de dobutamina y 3-O-metildobutamina. El derivado 3-O-metil es inactivo. Durante su administración continua y prolongada, se desarrolla tolerancia parcial al clorhidrato de dobutamina que alcanza niveles de significación estadística a partir de las 72 horas.

Durante la administración constante de clorhidrato de dobutamina, el incremento del gasto cardiaco a las 72 horas es más de 70% del obtenido a las 2 horas en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva. Este fenómeno puede deberse a una disminución en el número de receptores beta-adrenérgicos. En estudios en animales, la alteración de las concentraciones sinápticas de catecolaminas mediante el uso de reserpina o antidepresivos tricíclicos no altera la acción de clorhidrato de dobutamina. El clorhidrato de dobutamina actúa directamente y sus efectos no dependen de mecanismos presinápticos.


CONTRAINDICACIONES

El clorhidrato de dobutamina está contraindicado en pacientes que han tenido manifestaciones de hipersensibilidad al clorhidrato de dobutamina. La dobutamina está contraindicada en pacientes con cardiomiopatía hipertrófica obstructiva.


PRECAUCIONES GENERALES

Es preciso controlar rigurosamente la frecuencia y el ritmo cardiacos, la presión arterial y la velocidad de la venoclisis durante la administración de clorhidrato de dobutamina. Se aconseja vigilar el electrocardiograma del paciente al iniciar el tratamiento, y hasta que se alcance una respuesta estable.

1.         Durante la administración de Dobutrex®, al igual que con cualquier agente adrenérgico, el ECG y la presión arterial deberán ser controlados continuamente. Además, la presión en cuña de los capilares pulmonares y el gasto cardiaco deberán ser controlados toda vez que sea posible para contribuir a una infusión segura y efectiva de Dobutrex®.

2.         Antes de instituir el tratamiento con Dobutrex®, se deberá corregir la hipovolemia con expansores de volumen adecuados.

3.         No puede observarse mejoría alguna en presencia de obstrucción mecánica marcada, como estenosis aórtica valvular severa.


RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

No se debe usar clorhidrato de dobutamina durante el embarazo a menos que los beneficios potenciales sean mayores que los riesgos potenciales para el feto. Si una mujer que esté amamantando requiere tratamiento con dobutamina, la lactancia se deberá suspender mientras dure el tratamiento.


REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Generales: Reacciones de hipersensibilidad, reacción a sulfato/reacción anafiláctica.

Cardiovasculares: Dolor anginoso, hipertensión, hi­po­­ca­liemia, hipotensión, intensificación de isquemia, pal­pi­­ta­­ciones, taquicardia, extrasístoles ventriculares, ta­qui­car­­dia ventricular.

Gastrointestinales: Náuseas.

Sistema nervioso: Cefalea.

Piel y anexos: Flebitis, erupción cutánea.

Aumento de la frecuencia cardiaca o de la presión arterial: El clorhidrato de dobutamina puede producir un aumento de la frecuencia cardiaca o de la presión arterial, especialmente la presión sistólica. Aproxima­damente, 10% de los pacientes en los estudios clínicos ha tenido incrementos de 30 latidos por minuto o más, y alrededor de 7.5% ha experimentado un aumento de 50 mmHg o más en la presión sistólica. La reducción de la dosis, por lo general, anula de inmediato estos efectos. Los pacientes con hipertensión preexistente son más propensos a desarrollar una respuesta presora exagerada.

Aumento de la conducción auriculoventricular: Como el clorhidrato de dobutamina facilita la conducción auriculoventricular, puede suceder que los pacientes con aleteo o con fibrilación auricular desarrollen respuestas ventriculares rápidas.

Taquiarritmias ventriculares: El clorhidrato de dobutamina puede precipitar o exacerbar la actividad ectópica ventricu­lar; son raras las ocasiones en las que ha provocado taquicardia o fibrilación ventricular.

Hipotensión: Ocasionalmente se han descrito disminuciones bruscas de la presión arterial asociadas con el tratamiento con Dobutrex®. La disminución de la dosis o la descontinuación de la infusión comúnmente da como resultado un rápido retorno de la presión arterial a los valores basales. Sin embargo, en casos excepcionales, puede requerirse intervención y la reversibilidad puede no ser inmediata.

Insuficiencia de llenado ventricular y obstrucción del tracto de salida ventricular: En la mayoría de los pacientes con obstrucción mecánica que impide el llenado o la salida ventricular, o ambos, los medicamentos inotró­picos, incluso el clorhidrato de dobutamina, no mejoran la hemodinámica. La respuesta inotrópica puede ser inadecuada en pacientes con distensibilidad ventricular marcadamente reducida. Esto sucede en el taponamiento cardiaco, en la estenosis aórtica valvular y en la estenosis subaórtica hipertrófica idiopática.

En algunos pacientes se puede observar efecto inotrópico benéfico si el corazón está dilatado o bajo efecto excesivo de antagonistas de los receptores beta-adrenérgicos.

Hipersensibilidad: En ocasiones se ha informado de reacciones que sugieren hipersensibilidad asociada con la administración de dobutamina, incluso erupción cutánea, fiebre, eosinofilia y broncospasmo. El clorhidra-
to de dobutamina contiene bisulfito de sodio, un sulfito que puede causar reacciones de tipo alérgico, incluso síntomas anafilácticos y episodios asmáticos que pueden poner en peligro la vida, o ser menos severos, en personas susceptibles. Se desconoce la ocurrencia global de sensibilidad al sulfito en la población general y probablemente es baja. La sensibilidad al sulfito se ve con mayor frecuencia en personas asmáticas que en personas no asmáticas.

Reacciones en los sitios de la infusión intravenosa: Ocasionalmente se ha informado flebitis. Se describieron cambios inflamatorios locales luego de infiltración accidental. Se observaron casos aislados de necrosis cutánea (destrucción del tejido cutáneo).

Otros efectos infrecuentes: En 1 a 3% de pacientes adultos se informaron los siguientes efectos adversos: náuseas, cefalea, dolor anginoso, dolor torácico no específico, palpitaciones y dificultad respiratoria. Se observaron casos aislados de trombocitopenia.

La administración de Dobutrex®, al igual que otras catecolaminas, puede producir una leve reducción en la concentración sérica de potasio, raramente a niveles de hipocaliemia.


INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

Los estudios realizados en animales indican que la dobutamina puede no ser efectiva si el paciente ha recibido recientemente betabloqueantes. En dicho caso, puede aumentar la resistencia vascular periférica.

La potencia del clorhidrato de dobutamina puede disminuir si el paciente recibe antagonistas de los receptores beta-adrenérgicos. En tales casos, quizá se vuelvan aparentes los efectos alfa-agonistas del clorhidrato de dobutamina, incluyendo la vasoconstricción periférica y la hipertensión. Por el contrario, el bloqueo alfaadrenérgico puede hacer aparentes los efectos beta-1 y beta-2, lo cual tiene como resultado taquicardia y vasodilatación.

Los estudios preliminares indican que el uso concomitante de clorhidrato de dobutamina y nitroprusiato produce mayor gasto cardiaco y, habitualmente, menor presión en cuña de los capilares pulmonares que al utilizar cualquiera de los fármacos por separado.

No hubo ninguna en los estudios clínicos en los que el clorhidrato de dobutamina se administró en forma concurrente con otros medicamentos, incluso digitálicos, furosemida, espironolactona, lidocaína, nitroglicerina, nitroprusiato, dinitrato de isosorbida, morfina, atropina, heparina, protamina, cloruro de potasio, ácido fólico y paracetamol.


ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

La dobutamina, al igual que otros agonistas ß2, puede producir una reducción leve en la concentración sérica de potasio, que raras veces llega a niveles hipocaliémicos. Por lo tanto, será preciso considerar el monitoreo del potasio sérico.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

No se han llevado a cabo estudios en animales para evaluar el potencial carcinogénico o mutagénico de la dobutamina ni para determinar sus efectos sobre la fertilidad.

Los estudios realizados en ratas con dosis de hasta 3.5 veces la dosis normal administrada en humanos
(10 mcg/kg/min durante 24 horas, dosis total diaria de 14.4 mg/kg) y en conejos con dosis de hasta 2 veces la dosis normal administrada en humanos, no revelaron daño fetal causado por la dobutamina. No obstante, no se han realizado estudios adecuados y bien controlados en mu­jeres embarazadas. Como los estudios sobre reproducción realizados en animales no siempre pronostican la respuesta en humanos, no deberá utilizarse este fármaco durante el embarazo, a menos que sea claramente necesario.


DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Administración: El clorhidrato de dobutamina se debe administrar mediante infusión intravenosa continua debido a su vida media breve. Se alcanza concentración plasmática estable de dobutamina al cabo de 10 minutos de iniciada la infusión a velocidad constante, o al modificar la velocidad. Por consiguiente, la administración de dosis iniciales de carga o de inyecciones intravenosas rápidas no es necesaria y no se recomienda.

Posología recomendada: La velocidad de infusión necesaria para aumentar el gasto cardiaco es 2.5 a
10 mcg/kg/min en la mayoría de los pacientes. Con frecuencia se requiere dosis hasta de 20 mcg/kg/min para alcanzar mejoría hemodinámica. En raras ocasiones se ha informado de la administración de dosis de hasta 40 mcg/kg/min.

Es preciso ajustar la velocidad de administración y la duración del tratamiento de acuerdo con la respuesta del paciente, que se determina mediante los siguientes indicadores: frecuencia y ritmo cardiacos, presión arterial y, siempre que sea posible, gasto cardiaco y presiones de llenado ventricular (venosa central, arterial pulmonar oclusiva y auricular izquierda) y signos de congestión pulmonar y de perfusión regional (flujo urinario, temperatura de la piel y estado mental). Se han llegado a administrar soluciones en humanos (250 mg/50 ml) con concentraciones de hasta 5,000 mcg/ml. El último volumen dependerá del requerimiento de líquidos del paciente.

Con frecuencia se aconseja que se disminuya la dosis de manera gradual en lugar de suspender bruscamente el tratamiento con clorhidrato de dobutamina.

Unidades posológicas: La mayoría de los informes sobre el clorhidrato de dobutamina expresa la dosificación en relación con la masa corporal, por ejemplo, mcg/kg/min. Esta práctica es útil para relacionar dosis de lactantes y niños con las dosis de adultos. En adultos, la masa corporal tiene poca influencia sobre el efecto del clorhidrato de dobutamina; como la dosis de clorhidrato de dobutamina se debe titular en cada paciente, es fácil calcular la dosis en adultos con base en mcg/min. La dosificación del clorhidrato de dobutamina puede empezar en 100 ó 200 mcg/min e incrementarse de manera gradual hasta 1,000 ó 2,000 mcg/min o más, dependiendo de la respuesta clínica y hemodinámica de cada paciente.

Nota: No se debe agregar clorhidrato de dobutamina a la solución de bicarbonato de sodio al 5% ni a ninguna otra solución fuertemente alcalina. Debido al potencial de incompatibilidades físicas, se recomienda que el clorhidrato de dobutamina no se mezcle con otros medicamentos en la misma solución. No se debe usar clorhidrato de dobutamina junto con otros medicamentos o diluyentes que contengan tanto bisulfito de sodio como etanol.

Reconstitución y estabilidad: Clorhidrato de dobutamina puede ser reconstituido en agua para inyección, agua bacteriostática o dextrosa al 5% para inyección.

No se deben usar soluciones salinas para reconstituir clorhidrato de dobutamina, debido a que los iones de cloruro pueden interferir con la disolución inicial a través de un efecto de ion común con clorhidrato de do-
butamina.

Para reconstituir, agregar 10 ml de diluyente al frasco con el liofilizado de clorhidrato de dobutamina 250 mg. Si el contenido no se disuelve completamente, agregar otros 10 ml de diluyente.

Para dilución: Después de que el clorhidrato de dobu­tamina es reconstituido, se mantiene estable a concentraciones de hasta 25 mg/ml. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el clorhidrato de dobutamina debe ser diluido a concentraciones de 5 mg/ml o menores antes de ser administrado. Diluir con dextrosa al 5%, cloruro de sodio al 0.9% o lactato de sodio para inyección.

Estabilidad: la solución reconstituida debe ser conservada bajo refrigeración por 48 horas o a temperatura ambiente por 6 horas. Las soluciones que contienen clorhidrato de dobutamina pueden exhibir un color rosado que aumenta con el tiempo. Dicho cambio de color se debe a una ligera oxidación del medicamento, pero no hay pérdida significativa de potencia dentro de los límites de estabilidad antes mencionados.

Velocidad de la venoclisis basada en la concentración de clorhidrato de dobutamina: La velo­cidad a la que debe inyectarse una solución para ad­ministrar dosis específicas de clorhidrato de dobutamina es función de la concentración del medicamento en la solución.

El siguiente cuadro indica las velocidades de administración de la solución (ml/kg/min) necesarios para suministrar las dosis de clorhidrato de dobutamina señaladas en la columna de la izquierda: mcg/kg/min con cada una de
3 concentraciones de clorhidrato de dobutamina comúnmente empleadas (250, 500 y 1,000 mcg/ml).

DosisVelocidad de la infusión
de dobutamina250 mcg/ml *500 mcg/ml **1,000 mcg/ml ***
 (mcg/kg/min)(ml/kg/min)(ml/kg/min)(ml/kg/min)
2.50.010.0050.0025
50.020.010.005
7.50.030.0150.0075
100.040.20.01
12.50.050.0250.0125
150.060.030.015
*250 mg/litro de disolvente.
**500 mg/litro o 250 mg/ml de disolvente.
***1,000 mg/litro o 250 mg/ml de disolvente.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Signos y síntomas: La toxicidad por clorhidrato de dobu­tamina suele deberse a una estimulación excesi­-
va de los receptores ß cardiacos. La duración de la acción del clorhidrato de dobutamina suele ser corta (t½ = 2 minutos) porque es metabolizado rápidamente por la catecol-O’-metiltransferasa. Los síntomas de toxicidad pueden incluir anorexia, náusea, vómito, temblores, ansie­dad, palpitaciones, cefalea, dificultad para respirar y dolor torácico anginoso o inespe­cífico. Los efectos inotrópicos y cronotrópicos positivos de la dobutamina en el miocardio pueden ocasionar hipertensión, taquiarritmias, isquemia miocárdica y fibrilación ventricular. Puede presentarse hipotensión por vasodila­tación. Si el producto es ingerido, puede ocurrir absorción impredecible a través de la boca y del aparato gastrointestinal.

Tratamiento: En el control de la sobredosis es preciso tener en mente la posibilidad de sobredosis por múltiples medicamentos, interacción entre los medicamentos y farmacocinética poco usual en el paciente. Las acciones iniciales a tomar en caso de sobredosis de clorhidrato de dobutamina son suspender la administración, establecer una vía respiratoria y asegurar la oxigenación y la ventilación. Las medidas de resucitación se deben iniciar de inmediato. Se pueden tratar con éxito las taquiarritmias ventriculares severas con propranolol o lidocaína. La hipertensión suele responder a una reducción de la dosis o a la suspensión del tratamiento. Proteger las vías respiratorias del paciente manteniendo ventilación y perfusión. Controlar meticulosamente y mantener dentro de los límites aceptables los signos vitales, los gases sanguíneos, los electrólitos en suero, etcétera. La absorción de los medicamentos desde el aparato gastrointestinal puede disminuirse con la administración de carbón activado que, en muchos casos, es más efectivo que el vómito o los lavados gástricos; pensar en la posibilidad de usar carbón activado en lugar de o concomitantemente al vaciamiento gástrico. La administración de dosis repetidas de carbón activado a lo largo de cierto tiempo puede apresurar la eliminación de algunos de los medicamentos que se hayan absorbido.

Proteger las vías respiratorias del paciente cuando se emplee el vaciamiento gástrico o el car­bón activado. No se ha establecido el beneficio de la diuresis forzada, la diálisis peritoneal, la hemodiálisis, o la hemoperfusión con carbón activado para la sobredosis de clorhidrato de dobutamina.


PRESENTACIÓN

Caja y frasco ámpula con 250 mg/20 ml.


RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 25°C. Protéjase de la luz.


LEYENDAS DE PROTECCIÓN

Dosis: la que el médico señale.
Vía de administración: intravenosa o por venoclisis. Dilúyase. Léase instructivo anexo. Antes de administrar la solución debe diluirse el contenido del frasco ámpula en 50 ml o más de solución de dextrosa al 5%. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. No se administre si el cierre ha sido violado. Evítese el uso con soluciones alcalinas. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo. Medicamento de alto riesgo. La aparición de una coloración amarillenta de la solución no altera la potencia del producto. Si no se administra todo el producto, deséchese el sobrante.

SANDOZ, S. A. de C. V.
a Novartis Company

Reg. Núm. 90219, SSA IV

DEAR-04363101224/RM2004


ADVERTENCIAS

Aumento de la frecuencia cardiaca o de la presión arterial: Dobutrex® puede aumentar marcadamente la frecuencia cardiaca o la presión arterial, en especial la presión sistólica. Aproximadamente 10% de los pacientes de los ensayos clínicos experimentó aumentos de la frecuencia de 30 latidos/min o más y aproximadamente 7.5% tuvo un aumento de 50 mm Hg o mayor en la presión sistólica. En general, la reducción de la dosis revierte rápidamente estos efectos. Debido a que el clorhidrato de dobu­tamina facilita la conducción auriculoventricular, los pacientes con fibrilación auricular tienen mayor riesgo de desarrollar una respuesta ventricular rápida. En los pacientes que tienen fibrilación auricular con respuesta ventricular rápi­da, se deberá utilizar digital antes de instituir el tratamiento con Dobutrex®. Los pacientes con hipertensión preexistente parecen tener mayor riesgo de desarrollar una respuesta presora exagerada.

Actividad ectópica: Dobutrex® puede precipitar o exacerbar la actividad ectópica ventricular, pero raramente ha causado taquicardia ventricular.

Hipersensibilidad: Ocasionalmente se han informado reacciones que sugieren hipersensibilidad asociada con la administración de Dobutrex®, las cuales incluyen rash cutáneo, fiebre, eosinofilia y broncospasmo.

Dobutrex® contiene bisulfito sódico, un sulfito que en ciertas personas propensas puede causar reacciones alérgicas, incluyendo síntomas anafilácticos y episodios asmáticos con riesgo de vida o menos severos. Se desconoce la prevalencia general de la sensibilidad al sulfito en la población general, la cual probablemente es baja. La sensibilidad al sulfito se observa con mayor frecuencia en personas asmáticas que en personas no asmáticas.

Uso en la hipotensión: En general, cuando la presión arterial media es menor de 70 mmHg en ausencia de aumento de la presión de llenado ventricular, puede haber hipovolemia, lo que requiere tratamiento con soluciones adecuadas para reponer el volumen de líquido corporal antes de administrar clorhidrato de dobutamina.

Tal vez sea necesario tomar en cuenta la posibilidad de usar en forma concomitante un medicamento vasocons­trictor periférico como dopamina o norepinefrina si la presión arterial permanece baja o disminuye de manera progresiva durante la administración de clorhidrato de dobutamina a pesar de que la presión de llenado ventricular y el gasto cardiaco sean adecuados.

En ocasiones se han descrito descensos bruscos de la presión arterial en asociación con el tratamiento con dobu­tamina. Es preciso corregir la hipovolemia antes de iniciar el tratamiento con clorhidrato de dobutamina. No se observó mejoría en presencia de obstrucción mecánica marcada, como la estenosis aórtica valvular grave. La evidencia clínica y experimental con clorhidrato de dobutamina después de un infarto agudo del miocardio sugiere que no tiene efecto adverso sobre el miocardio si se utiliza a dosis que no ocasionen incrementos excesivos en la frecuencia cardiaca o la presión arterial.

Uso en pacientes con infarto agudo del mio­cardio: La dobutamina debe utilizarse con especial cuidado en pacientes con infarto agudo del miocardio, debido a que un incremento importante en la frecuencia cardiaca o un incremento excesivo de la presión artrial pueden incrementar la isquemia.

La experiencia clínica con Dobutrex® luego de un infarto del miocardio, no es suficiente para establecer la seguridad del fármaco para esta indicación. Existe preocupación acerca de que cualquier agente que aumenta la fuerza contráctil y la frecuencia cardiaca pueda aumentar el tamaño de un infarto intensificando la isquemia, pero se desconoce si el clorhidrato de dobutamina produce este efecto.

Uso en pediatría: Se ha administrado clorhidrato de dobutamina a niños con estados de hipoperfusión con gasto cardiaco bajo provocados por insuficiencia cardiaca descompensada, cirugía de corazón y choque cardiogé­nico y séptico. Algunos de los efectos hemodinámicos del clorhidrato de dobutamina pueden ser cuantitativa o cualitativamente diferentes en niños en comparación con adultos. Parece ser que el aumento de frecuencia cardiaca y de presión arterial es más frecuente e intenso en niños. Puede ser que la presión arterial pulmonar oclusiva no disminuya en niños como lo hace en adultos, o incluso puede aumentar, especialmente en niños menores de un año. En consecuencia, es preciso controlar estrechamente el uso del clorhidrato de dobutamina en niños, teniendo en cuenta estas características farmaco­dinámicas.



Tu Nombre:
Tu Email:
El Email de tu amigo:
Mensaje:
 

Las direcciones de correo que pongas aquí no se guardan en ningún lado y no llevan spam ni publicidad.



Contacto: Webmaster
Visite: www.FamGuerra.com
Visite: Calculadora Smartpoints Weight Watchers
Changing LINKS